By Dimas Pardo

—–

¿Cuervo Store? ¿Cuervo Store? ¡Eso no es un bar!”. Así, preocupado porque no hubiera ningún tipo de alcohol o estupefaciente en el local donde iba a entrevistarme con la archiconocida banda instrumental Toundra, comenzó la aventura.

Cuando digo “archiconocida” me refiero a que la conoce, bastante, la gente que merece la pena. Por lo que, si no es así, si todavía no conoces a la banda, ponte a ello. Es como llegar a la universidad sin haber visto La Naranja Mecanica o Trainspotting.

Toundra lleva mucho tiempo metiendo en su cesta de mimbre reflexiva y atmosférica a todas esas orejas curiosas que buscaban algo nuevo y oscuro fuera de su típico rock progresivo o de su black noruego. Ha cumplido una larga trayectoria escuchando de fondo: “A ver cuando se anima a salir ya el cantante ” o “Eh, son como Mogwai pero no español”. Ahora, tras un inspirado último disco, Vortex, se animan con algo nuevo. Algo que no hace cualquier banda y que inmediatamente los ponen, sin anfractuosidades, en la cima de lo cool y profesional: una banda sonora creada para el clásico del cine mudo “El Gabinete del Dr. Caligari”. Flipa, hay que ser muy pro para ponerse con una cosa así. No es un disco en sí, es Toundra adaptándose a un guión cinematográfico y consiguiendo crear una atmósfera mucho más siniestra a lo que Toundra ya nos tiene acostumbrados. Pura y dura catábasis.

Das Cabinet Des Dr. Caligari es el nombre de la obra que tienes que escuchar e implorar por conseguir ver en directo, junto al visionado del film expresionista alemán que justo ahora cumple cien años.

 

 

Llegué entonces al malasañero Cuervo Store y allí me esperaban, para mi regocijo y para mayor gloria de la banda, con un litro bien fresquito de cerveza, Macón y Álex Pérez, guitarrista y batería de Toundra respectivamente. Aunque el local ya era lo bastante molón y enteógeno, nos acompañaron a su sótano, lugar secreto que funcionó en su día como sala de grabación antibombas y ahora como local de ensayo. Tomamos asiento y abrimos el litro.

Wikipedia os engloba dentro del “post rock de carácter instrumental”, ¿qué opináis de esto?

Álex Pérez: No estoy muy de acuerdo en lo de “post rock” pero entiendo que se nos englobe dentro de ese género. Nos solemos definir más por las influencias que tenemos, aunque no tengan mucho que ver a veces con la música que hacemos: Led Zeppelin, Pink Floyd, Mogwai…

Macón: Nosotros le decimos “rock instrumental”, sin voces, ya está.

¿Cuál sería la forma de uso para escuchar esta nueva obra?

M: Con la película. Está creado en base a las imágenes. De hecho, hay motivos muy distinguibles de la película. Siempre que aparecen, por ejemplo, las escenas en el jardín del manicomio aparece el mismo motivo musical, la misma idea. Cuando aparece Caligari, pasa exactamente lo mismo. Distintas variaciones de un mismo motivo que tienen su continuidad y fuerza apegadas al hilo de la película.

Á. P: Escucharse el disco sin ver las imágenes resulta más plano, no está mal, pero no hacemos tantos cambios, es todo más seguido, tiene una duración bastante más larga… Entonces el consejo es, sin duda, escucharlo mientras se ve la peli. Nos un disco al uso, es una banda sonora, por lo tanto lo ideal es escucharlo viendo la película.

¿Ha envejecido bien Dr. Caligari o solo es cosa de indies e intelectuales del cine?

Á. P: A mí me sorprendió mucho. Yo no es que sea muy cinéfilo. Es la primera película que veo del Expresionismo alemán, pero tiene muchas cosas que me gustaron. Todo el tema de los decorados y toda la oscuridad que transmite, es algo que inspira mucho a la hora de crear. No sé como ha envejecido porque no la he conocido hasta este momento, pero algo que cumple cien años que te atrape todavía así es impresionante. Cesare es el primer emo de la historia.

¿Si tuvierais letras, qué poeta, escritor o letrista las compondría?

Á. P: Somos un grupo tan enfocado a no tener letras, a dejar en oído del oyente lo que quiere que le transmita nuestra música, que nunca me lo he planteado. No tener letrista o voz es algo de lo que nos valemos para diferenciarnos.

M: Si estuviera aquí Esteban, nuestro guitarrista, diría que el letrista que nos merecemos es un Sabina, un Calamaro, o un Robe Iniesta. Yo tengo la coña que un día vamos a sacar un disco cogiendo a todos los cantantes que lo petan por ahí, al de Vetusta Morla, al Bunbury, a Amaral o algo así.

Ya sabéis que Spotify para finalizar el año ha enviado a sus usuarios una serie de estadísticas con las bandas que han escuchado más este año y esta década. ¿Qué bandas le saldrían a Toundra?

Á. P: A mí me llego ese email, pero no creas que le hice mucho caso. Tampoco nos hace falta que nos lo diga Spotify. Yo creo que tanto este año, como esta década, Queen of the Stone Age, Motorpsycho… No solemos estar muy a la última, solemos escuchar a toro muy pasado.

M: Pink Floyd, Led Zeppelin…

¿Cuál sería vuestra banda peccata minuta/placer culpable? Esa que no podríais confesar a todo el mundo.

Á. P: Juan Luis Guerra, el Areíto y el Bachata Rosa cada vez que voy a Asturias me los pongo. Nubes y Claro de Tam Tam Go!, el 3 de Alejandro Sanz…

M: ¿Y todo ese hip-hop que escuchas?

Á. P: Para mí eso no es “placer culpable”, ¡eso es una cultura, tío!

(Risas)

M: A mí, que me de vergüenza y escuche… Los Beatles.

Á. P: De ahí para arriba.

(Más risas).

Tengo un colega bastante fan y le pedí si quería participar con una pregunta a esta entrevista. Me pareció tan simple como difícil de contestar. Me dijo “Pregúntales por qué son tan buenos”. Así que, eso, ¿por qué sois tan buenos?

M: La respuesta es “No somos tan buenos, damos mucho el pego, y ensayamos mucho”. De verdad, somos una banda de ensayar mucho. Nos podemos tirar horas y horas haciendo un mismo riff. Sobre todo cuando componemos. Un riff que a lo mejor dura cinco segundos podemos estar una tarde entera hasta que sale bien. Y a lo mejor, lo haces y al día siguiente piensas “menuda mierda”.

Á. P: A la hora de componer no nos gusta meter paja. Somos bastante tiquismiquis.

¿Planes para 2020? ¿Fechas en conciertos o festivales?

Á. P: 28 de febrero tenemos la presentación de “Das Cabinet Des Dr. Caligari” en Teatro de Canal. Luego haremos una gira de más de una semana por Europa con esta obra. Intercalaremos con un par de conciertos de Toundra, los últimos coletazos de la gira de Vortex. Esperamos también hacer algún festival. Y la idea es entrar a estudio a finales de año para grabar, ahora sí, un disco disco de Toundra.

M: La primera mitad de año va a ser presentaciones con “Das Cabinet Des Dr. Caligari”. El directo de este proyecto es muy diferente a lo que solemos hacer en los conciertos normales como Toundra. Vamos a hacerlo con la proyección de la película, en cines y en teatros, tocando nosotros a un lado y sin temas de Toundra, va a ser la banda sonora de la película de principio a fin. Y ya cuando acabemos nos pondremos a grabar nuevo disco, por noviembre, para que salga antes de mediados de 2021.

¿Qué pensáis del estado de la música española actual?

M: Yo creo que está de puta madre, si hablamos de la calidad de los grupos. Solo tienes que indagar un poco para encontrar algo que sea de tu gusto. Eso sí, sigue faltando más apoyo en los festivales para grupos nacionales, porque al final a los grupos nacionales los meten para rellenar en los carteles. Los festivales se gastan la millonada en los grupos extranjeros grandes y luego para rellenar meten a los españoles cobrando una mierda y en las peores horas para tocar.

Á. P: Hay muchos grupos muy buenos. Nosotros tenemos la suerte de haber coincidido con un montón de ellos. Otra cosa es como está la situación para esos grupos. No te digo a la hora de vivir de esto, porque eso es bastante difícil, la mayoría, pese a ser muy buenos, no tienen la suerte de despegar.

Esta semana apareció una imagen en Twitter del cartel del Coachella dividido por agencias. Solo un puñado de ellas eran los responsables de llevar a todas las bandas. ¿Cuan de importante es tener una buena agencia para triunfar en la música?

M: Para triunfar tienes que valer y que coincida que a la gente le mole, pero sí, es necesario tener una buena agencia porque si no no entras en ningún lado. Necesitas tener una cabeza para que, por ejemplo, festivales o productores, o toda esa gente que quieras que te llame, te tome en serio.

Á. P: Desde que empezamos a movernos con mánager, la contratación y cosas del estilo ha ido aumentando y se ha notado, paulatinamente, en todos los sentidos: en caché, número de bolos, festivales, salas de conciertos…

Si en “el indie huele a derecha que flipas” como dijisteis en cierta ocasión, ¿a qué huele vuestro rollo?

M: ¡A sobaco!

Á. P: ¡A podemita!

(Risas).

Á. P: Yo es que todavía no sé por qué dijo aquello Esteban (guitarra de la banda), fue un clickbait que se soltó. Yo personalmente no creo que ningún estilo musical huela a ninguna ideología política.

M: Esteban lo que quiso decir con eso es que tradicionalmente las bandas de rock, aunque sea indie, tenían un “mensaje” y los últimos años realmente las bandas de indie no se han mojado para nada en el sentido reivindicativo (salvo Nacho Vegas, a lo mejor).

3 preguntas tipo test

¿Qué es lo que más os impone cuando subís al escenario?

a) Vacío absoluto.

b) Lleno absoluto.

c) Ir quizá demasiado ciego para tocar.

e) Un familiar que por fin se ha decidido a ir a veros.

Á. P: a y c. La c es la que peor llevo, yo que lo doy todo, que me dejo los brazos en los conciertos, a la mínima que me tomo una cerveza de más ya me cuesta. Entonces mido mucho lo que bebo antes de tocar.

M: b. Impone más cuando está superpetado. Cuando tocamos en el Download en el escenario principal… No he visto jamás a tanta gente en un concierto nuestro… ahí te pones más nervioso, tienes que dar la talla, todo tiene que salir bien, sales en las pantallas gigantes… Y la c. Ese soy yo. Normalmente mides, pero el problema es cuando tu turno del concierto es a las cuatro de la madrugada, por mucho que midas, te aburres y, ¡venga!, otra cervecita.

¿Cuál es tu modus operandi a la hora de componer?

a) Sentís un relámpago por la espalda cual retortijón antes de soltarlo todo sobre el papel cual defecación urgente.

b) Rumiáis las ideas y las melodías durante días antes de implicaros.

c) Nos ponemos de setas especialmente tóxicas en una habitación cerrada a cal y canto, ponemos grabadoras, y dejamos que todo surja.

M: b sin duda. Darle vueltas y vueltas, tocar, tocar, tocar. Esteban o yo conseguimos un riff o una parte muy concreta que se nos ha ocurrido y a partir de ahí componemos todo el tema. O bien hacia delante o bien hacia detrás.

Á. P: Aunque la c molaría más.

¿A qué otra película o serie pondrías bandas sonora?

a) M, el vampiro de Düsseldorf,
b) Twin Peaks,
c) Solo en casa de la 1 a la 5.

M: Twin Peaks me gustaría, mucho.

Á. P: El rollo que tiene Twin Peaks le pega a la banda. Y Solo en casa, pues, oye, ya es un clásico. 

Y eso fue todo. Un saludo especial a nuestra fotógrafa Laura J. Núñez, también conocida en los oscuros y ocultos círculos como “B”. Y nos vemos en redes sociales, fiestas improvisadas o a la salida de algún concierto.  Os quiero y quiero ir al FIB 2020.