Crónica by Ray Vegas y Daniel Santamaría

Fotografías by Javier Rosa

El Festival Tomavistas cerró su quinta edición con un sold out por todo lo alto y una sensación general de triunfo. Aquellos que repetían ya lo sabían, pero los que se aventuraron en el Parque Enrique Tierno Galván de Madrid por primera vez, descubrieron un festival realmente cómodo, muy bien conectado con el centro de la ciudad, y un recinto verde y natural cuya distribución de escenarios, barras y baños ayudaba a eliminar las aglomeraciones.

En el escenario principal, adentrarte en las primeras filas era sencillo, mientras que el enclave del segundo escenario recordaba a un bosque encantador y, aunque algo estrecho de un primer vistazo, acogía a los asistentes sin ningún problema de espacio. El tercero en discordia, el escenario Jägermeister, se alzaba casi en lo alto de la colina donde se situaba también el escenario principal. Coqueto pero jugón, y preparado para la energía que recibiría durante los días 21 y 22 de mayo.

El cartel, en el que reinó la exquisitez musical y una apuesta clara por la calidad sin buscar la “jarana” a la que aspiran gran parte de estas citas a ciertas horas de la noche, reunió una combinación de potencia y calma. No en vano, los dos artistas principales del Tomavistas (Beach House y Spiritualized), que se programaron ya entrada la noche, no amansaron a los “animales de ciudad”, sino que dejaron una impresión de acierto total.

 

Viernes

 

Triángulo de Amor Bizarro

Aún era de día cuando Triángulo de Amor Bizarro hicieron retumbar el escenario principal del Tomavistas. En su set se atisbaron nuevas canciones e himnos que ya forman parte del imaginario colectivo. Quizá la noche les habría venido mejor, ya que a esa hora muchas personas aún estaban conociendo el recinto, pero fueron la mecha perfecta para caldear el ambiente.

 

Cala Vento

A Cala Vento les tocó hacer magia en el escenario boscoso, y volvieron a demostrar lo que ya muchos sabían: a pesar de ser sólo dos miembros (guitarra y batería), suenan con la solidez de una banda completa. Presentaron en directo su nuevo disco, Balanceo, y continuaron la senda enérgica que habían iniciado minutos antes Triángulo.

 

https://www.youtube.com/watch?v=EeRxNOMhZdc

 

Cigarettes After Sex

Cigarettes After Sex fueron el preludio perfecto al concierto que le seguiría a continuación en el escenario principal: el de Beach House. Los de Texas dejaron el terreno en un perfecto equilibrio de sonidos suaves y aterciopelados. Es cierto que su directo no brilla por los cambios de ritmo, se muestra más bien “plano” (en el buen sentido de la palabra). Pero es precisamente esa velocidad continua la que consigue ensimismar al oyente en un profundo estado zen del que es complicado desprenderse una vez acaba su directo. Y oye, qué maravilla llegar a sentir esa tranquilidad en estos tiempos que corren.

 

https://www.youtube.com/watch?v=R2LQdh42neg

 

Playback Maracas

La fusión de ritmos tropicales y electrónica minimalista que Playback Maracas proponen sobre las tablas fue una de las grandes sorpresas del Tomavistas 2019. Una propuesta arriesgada y original orientada a ser lo más sincera y palpable posible. Y es que a diferencia de otros grupos electrónicos, Playback Maracas desarrollan su obra en directo: Hay guitarras de doble mástil, saxofón, percusión… y realmente son capaces de llevarte a su universo. Estamos deseando ver de lo que son capaces en un gran escenario.

 

Beach House

Parece que la conexión formada entre Victoria Legrand, Alex Scally y el público español es realmente especial. Beach House llevan muchos años levantando pasiones dentro de nuestras fronteras gracias a un  estilo dream pop perfeccionado como poquísimos grupos lo han hecho. ¿Son una de las mejores bandas de los últimos años? Sin duda. ¿Conectaron con el corazoncito de los madrileños? Bueno, solo hace falta referirse a las palabras de Victoria durante el concierto: “Venir a España, a Madrid o Barcelona siempre es muy especial para nosotros. Nos encanta tocar aquí y no olvidaremos esta noche“. Y es que dentro del entorno festivalero, probablemente la del Tomavistas sea la mejor opción para disfrutar del dúo de Baltimore; su estilo recogido y ubicado en un entorno natural lo convierten en un entorno perfecto para irnos de viaje con Victoria y Alex.

Porque los conciertos de Beach House tratan sobre emociones: de buscar pequeños momentos encerrados en tu interior y echar a volar con ellos. Y para aquellos pocos que comentan que sus ritmos pueden tornarse algo monótonos… aparece “7” en forma de respuesta contundente. En este último disco navegan por sendas más oscuras y distorsionadas, en las que no tienen miedo de pisar el pedal de vez en cuando. Su setlist combinó canciones de todas sus épocas, y aunque quizás resultó algo corto, todas las imprescindibles tuvieron su momento.

Por último, qué decir de su puesta en escena. Un paisaje de estrellas acompañaba la mayor parte de su actuación bajo una iluminación y realización mimadas al máximo. De vez en cuando el fondo adquiría colores vivos, coincidiendo con los mejores momentos instrumentales, aquellos en los que el trío que poblaba el escenario (especialmente su batería) sacudía toda su fuerza. No es fácil transmitir tantas sensaciones en poco más de una hora. Victoria, nosotros tampoco lo olvidaremos.

Setlist de Beach House en el Tomavistas 2019

Levitation
Lazuli
Dark Spring
Walk in the Park
PPP
Drunk in LA
Space Song
10 Mile Stereo
Wishes
Master of None
Lemon Glow
Myth
Dive

 

tomavistas 2019 beach house

 

Sábado

 

The Beths

A pesar de encontrarnos en las primeras horas de la tarde, el segundo escenario presentaba un aspecto bastante lleno para degustar el que ha sido uno de los mejores discos del 2018. El marco entre el público era de lo más familiar y relajado, otra de las experiencias que ofrece el Tomavistas. Aquí The Beths parecen un buen punto de partida para encaminar al festival hacia una noche épica: pop guitarrero ágil, enérgico y muy compenetrado. La voz de Elizabeth Stokes suena muy limpia y potente en directo, mezclándose a la perfección entre los coros de sus acompañantes. Y es que sin duda, la música de los neozelandeses transmite buen rollo, y eso se nota: Bien por parte del público del siempre agradecido segundo escenario, y bien por las sonrisas cómplices de todos los miembros de la banda. A lo largo de 45 minutos hicimos un completo repaso de “Future Me Hates Me” un debut que cuenta con temas tan poderosos como “Little Death“, “Happy Unhappy” o “Great No One“. Unas canciones que invitan a pensar en un futuro muy prometedor.

 

https://www.youtube.com/watch?v=CV3Bjx-vPTg

 

Yawners

No es ningún secreto que Elena Nieto y Martín Muñoz han firmado uno de los mejores debuts de este 2019. Su gira por los principales festivales está consiguiendo sumar cada vez más y más adeptos a las filas de Yawners. Su concierto fue uno de los más multitudinarios en el tercer escenario, y eso que el sol en su punto más alto no invitaba a quedarse mucho por allí. Las melodías del grupo de vez en cuando incitan a pensar que hay más músicos escondidos dentro del escenario, y es que esa simplicidad tan bien llevada es uno de los grandes puntos fuertes de Yawners. Los riffs de Elena entran en el cuerpo de maravilla a pesar del agobiante calor, y hasta te hacen saltar y sudar más de la cuenta. Incluso tienen algún tema que gana matices en directo, como es el caso de “I’m Not Gonna Miss You Anyway“. “The Friend Song” o “Seaweed” (en la que tanto recuerdan a Dover) otorgan al concierto unos tintes noventeros muy chulos. Se despidieron con “La Escalera” su única canción en español. Ya estamos deseando volver a verles.

 

Carolina Durante

Estaba claro, jugaban en casa y se veía venir que pondrían patas arriba el escenario principal. Y, evidentemente, lo consiguieron. Carolina Durante ofrecieron un set a la medida del Tomavistas, a toda velocidad y con un cierre, “Cayetano”, que consiguió hacer botar hasta al último alfiler que observaba al cuarteto madrileño. Eso sí, el sonido del concierto fue mejorable, algún instrumento no estaba perfectamente regulado, pero estos contratiempos no evitaron que la locura colectiva parara ni un segundo.

Sus himnos generacionales, a pesar de la opinión de algunos que luchan por no enterarse del estado del mundo actual, están ahí. Todos ellos cuentan con un factor desencadenante: el oyente se identifica con ellos y no puede evitar cantar de principio a fin su contenido. Estos ingredientes, sumados a los alocados movimientos de su líder, Diego Ibáñez, sobre el escenario, logran un resultado muy vistoso y genial para cualquier cita festivalera que busque caldear los ánimos.

tomavistas 2019 carolina durante

Terrier

No era fácil conservar toda la energía latente en el público tras el concierto de Carolina Durante, pero Terrier lo consiguieron con creces. Resulta bastante gratificante toda la energía y entusiasmo que entregan sobre el escenario. Canciones como “Tus Ojos son Puñales” o “Como un Volcán” ya funcionan como unos hits bastante convincentes y tenaces. El público supo agradecer su gran actuación.

 

Spiritualized

El Tomavistas 2019 parecía una de las últimas oportunidades para poder disfrutar de Spiritualized en directo. La verdad que todos los últimos movimientos de Jason Pierce evocan cierto aroma a despedida. Su último trabajo “And Nothing Hurt” parece una culminación final a una serie de maravillosos viajes por todo el espacio. Por el momento, quiere que el grupo ofrezca unos directos de lo más memorables, con 9 grandes músicos habitando en el escenario. La banda decide empezar con “Come Together“, un aplastante hit de su emblemático “Ladies And Gentlemen We Are Floating Into Space“, y Mr Spaceman nos deja comprobar su excelente mano con los directos. Epicidad, emoción… y un sonido que aunque comienza algo limitado acaba sonando perfecto. Tres voces corales colorean cada tema y no te dejan ni un segundo de pausa para coger aire, ya que casi sin darnos cuenta hemos entrado en “Soul On Fire“, otro de los estandartes de Spiritualized.

Fue la última de las concesiones que se hicieron al pasado, ya que a partir de ese momento Jason Pierce optó por interpretar su último disco. De esta forma, “And Nothing Hurt” sonó al completo y en estricto orden. No podemos evitar pensar que el setlist podía contener muchísimos más guiños al pasado, pero esta interpretación funcionó de manera muy conceptual, además de que “I’m Your Man” o “A Perfect Miracle” suenan realmente grandiosas y geniales en directo. Si en la jornada anterior Beach House habían logrado emocionarnos, Spiritualized no fueron menos, y nos pusieron los pelos de punta igualmente. Space rock en estado puro.

 

https://www.youtube.com/watch?v=nA6jNqcO9Qw

 

Deerhunter

Resulta apasionante acercarse a un recital de Bradford Cox y compañía. A lo largo de los últimos años han demostrado ser un grupo capaz de desenvolverse con gran soltura en varios estilos. Buena prueba de ello son los múltiples discazos que atesora Deerhunter en su colección. Para el Tomavistas 2019 eligieron un setlist con gran protagonismo de sus 2 últimos LP en los primeros minutos. Y como si de una apisonadora se tratase, el grupo construía densos muros de sonido que resonaban por todo el parque Enrique Tierno Galván. Quizás la voz de Bradford Cox sonaba un poco por encima de los instrumentos en un principio, pero esto se subsanó al llegar a la pieza clave del concierto. Dicha piedra angular está conformada por el “Halcyon Digest“, probablemente su disco más reconocible y exitoso. “Revival“, “Helicopter” o “Desire Lines” ofrecen momentos que ya de por sí compensan la asistencia a cualquier festival. Un concierto con grandes ecos de carisma hasta el final.

El fin de fiesta corrió a cargo de Joe Crepúsculo, un directo que dejó un dulce sabor de boca a los miles de asistentes que asistieron al Parque Enrique Tierno Galván el sábado.

Al ritmo actual, la sexta edición del festival en 2020 volverá (con toda seguridad) a marcar un récord histórico. Tomavistas ha sabido llenar el hueco existente en Madrid de festivales de tamaño medio que apuestan por la calidad musical en un entorno de 10 y sin aglomeraciones.