By Dimas Pardo

¿Quién no ha querido pegarle un puñetazo alguna vez a una celebridad? Sin razonarlo mucho. Solo por haberlo pasado mal hoy en el trabajo. 

“Yo sufriendo en la oficina y Elon Musk ahí, en su mansión, rascándosela. Hoy solo se ha levantado del sofá un rato para joder aún más Twitter y mandarse mensajitos en el cuarto de baño con Amber Heard. Aun se quieren, aunque X Æ A-12 no lo sospeche”

Pero más allá de que quieras asfixiar al expresidente Rajoy con tus propias manos, agredir a una celebridad es una cosa muy fea. Por eso queremos que entres en razón con este ranking de famosos atacados. 

*En comentarios puedes votar cuál de ellos merece el número uno y añadir otros a los que acometerías tú y con qué herramienta de jardinería. 

 

Benedict Cumberbatch en el asiento trasero del peligro

En 2004, el actor Benedict Cumberbatch experimentó algo que le cambió la vida y, a la fuerza, los calzones. Llegó a creer que nunca sobreviviría. 

Mientras filmaba una miniserie de la BBC,  él y su compañero fueron secuestrados en la carretera a punta de pistola. Fue en mitad de la noche después de que a su coche se le pinchara una rueda. 

Cumberbatch no solo fue forzado a entrar en el coche del chorizo, sino que él y sus compañeros actores fueron llevados a un puente, atados y obligados a sentarse en el suelo. 

En ese momento, pensó que lo iban a matar*, sin embargo, los secuestradores huyeron del lugar. 

*Joder, yo también lo hubiera pensado… Hubiera levitado sobre mis pedos en ese momento porque, claro, me hubiera cagado encima.

«Después de aquello, definitivamente, estoy más impaciente por vivir una vida menos ordinaria. Quería nadar en el mar que vi a la mañana siguiente. Si sientes que vas a morir, no piensas que vas a volver a tener todas esas sensaciones: una cerveza fría, un cigarrillo, la sensación del sol en la piel. Todo eso te llega otra vez como algo nuevo. Y, en cierto modo, así es, un nuevo comienzo». By El Doctor Extraño.

 

Rick Moranis: Cuando la Ciudad que nunca duerme te manda a dormir

Ya conocéis a Rick. Tras una legendaria carrera en los años 80 y 90 decidió jubilarse para, yo qué sé, disfrutar del dinero y su familia. No le culpo. Sin embargo, ahora, sin la protección que ofrece un gorila puesto ahí por una productora, es tan vulnerable a un ataque estúpidamente aleatorio como a cualquier otro neoyorquino. 

Atentos a la putada: 

Cuando Rick caminaba por la acera, el anciano actor recibió un violento puñetazo en la cabeza. Así por que sí. Una vez que Moranis cayó al suelo, el agresor simplemente siguió paseando por la calle como si nada hubiera pasado.

No mucho después, el sospechoso fue encontrado y acusado de la agresión, junto con delitos contra otras cuatro víctimas. El tipo se declaró culpable y fue condenado a dos años, seguidos de tres años de supervisión por mandato judicial. 

La condena no era ni mucho menos la primera, puesto que ya había sido arrestado en 13 ocasiones, que incluían también cinco delitos graves. 

Rick no sufrió lesiones graves a causa del ataque. Tuvo algunos dolores en la cabeza, la cadera y la espalda, pero nada que un tipo como él no pudiera arreglar. 

 

«Estoy bien. Agradecido por los pensamientos y buenos deseos de todos.» By Cariño, han agredido a tu niño. 

 

50 Cent: Cuando las balas suben tu precio

¿Sabes por qué es famoso en la actualidad el rapero 50 Cent? ¿Por su increíble lírica sobre lo que acontece en las calles? ¿por sus pectorales desmedidos que lidian contra la edad y la caída de la teta? ¡No! (O no solo por eso). Es famoso en la actualidad porque sobrevivió milagrosamente a un horrible ataque al principio de su carrera, en mayo de 2000. 

Cuando se encontraba en un coche aparcado, el artista fue tiroteado y varias de las balas alcanzaron su objetivo, provocándole heridas en las piernas e incluso en la cara. 

*Esto debe pasar mucho en su gremio, porque, joder, no es la única historia de rapero tiroteado en medio de la calle que he oído.                                    

A 50 Cent antes lo llamaban 25 Cent, pero sobrevivir a esa experiencia tras ser trasladado de urgencia al hospital le duplicó el valor.

Años después, el rapero explicó que el tiroteo se produjo por un malentendido. Lo típico: Después de que robaran a un sujeto, este sujeto supuso que 50 Cent estaba implicado y contrató a alguien para que se lo cargara.

Cuando alguna vez han tratado de elogiar al músico por ser tan chungo como  para sobrevivir a nueve heridas de bala, 50 Cent ha respondido: 

«Bueno, no sé cuáles son los criterios para la credibilidad en la calle, o si hay algo que te cree más mérito. Considero esa experiencia como algo desafortunado que tuve que vivir». By 50 Cent, casi 1 euro.

 

 La noche de CSI de Kim Kardashian 

En una noche parisina de octubre de 2016, Kim Kardashian pasó de ser la reina de los reality shows a protagonizar su propio episodio de «CSI: Paris Hilton Edition». 

La estrella fue víctima de un asalto armado en un lujoso hotel, donde unos ladrones, más audaces que los planes de escape de «Ocean’s Eleven», la ataron y se llevaron objetos de valor de la suite que podrían financiar una pequeña isla tropical.

Kardashian describió su experiencia traumática: «Se te pasan tantas cosas por la cabeza. He visto todos los programas de CSI. Así que, durante una fracción de segundo, pensé: ‘Ya sé lo que hay que hacer. Mírale a los ojos. ¿De qué color tienes los ojos y el pelo? Quizá baste para incriminarlo. Pero, bah, intentas hacer lo que se supone que tienes que hacer, pero acabó largándose igual por la puerta».

Sin embargo, Yunis Abbas, uno de los atacantes, en un descuido dejó parte de su ADN adherido al conserje del hotel al intentar retenerlo, prueba que lo incriminó.  Alegó: «Como ella estaba tirando el dinero, fui para recogerlo, y eso es todo». By un particular Robin Hood.

 

Karen Fukuhara la auténtica superheroína de ‘The Boys’

En un preocupante recordatorio de que el racismo persiste como una sombra oscura en nuestra sociedad, la talentosa actriz Karen Fukuhara compartió una experiencia impactante a través de su cuenta de Instagram en marzo de 2022. 

Mientras se dirigía a una cafetería, un desconocido la agredió físicamente, propinándole un golpe en la cabeza acompañado de insultos racistas poco originales.

Aunque afortunadamente no sufrió lesiones graves, el incidente puso de manifiesto la triste realidad de que las celebridades, incluso con su estatus, no están exentas de la intolerancia.

Fukuhara, conocida por su destacado papel en la exitosa serie «The Boys», no es ajena al acoso racial. A lo largo de su vida, ha sido víctima de insultos y acciones discriminatorias basadas en su origen étnico. 

«He tenido conversaciones con amigos míos multirraciales que no tenían ni idea de que estos delitos de odio también le ocurren a personas normales y corrientes. Me parece importante concienciar a la gente». By The Female.

Brad Pitt y un puñetazo con amor

En el fascinante mundo de Hollywood, hasta las alfombras rojas pueden convertirse en escenarios inesperados de drama, como demostró el infame bromista de famosos, Vitalii Sediuk, en mayo de 2014. 

Mientras Brad Pitt se preparaba para el estreno de «Maléfica», Sediuk decidió darle una sorpresa al actor: un puñetazo en plena cara. 

Para Pitt, este episodio fue una rara excepción en la carrera del bromista ucraniano, conocido por sus ocurrencias más cómicas que violentas.

Aunque la anécdota podría haber tomado un giro aún más extraño, considerando que Sediuk se había enfrentado previamente a una bofetada de Will Smith por besar al actor en un estreno en Moscú. 

Este particular modus operandi le valió a Sediuk más que solo algunos titulares; se encontró frente a la justicia y se declaró inocente de cargos menores por agresión.

Además de ser vetado de eventos de famosos, Sediuk fue condenado a realizar servicios comunitarios, someterse a terapia y cumplir 36 meses de libertad condicional. 

De risas a cicatrices:  Steve Buscemi. 

En una noche que prometía ser solo diversión y risas, el actor Steve Buscemi se encontró en medio de una pesadilla en el bar Firebelly en Wilmington, Carolina del Norte. 

La tranquila velada, acompañado por su coprotagonista Vince Vaughn, se convirtió en un caos cuando una conversación inocente con una mujer local desencadenó una violenta pelea.

El conflicto escaló rápidamente, llevando a la intervención policial, pero no antes de que Buscemi resultara gravemente herido en brazos, ojos, mandíbula y cuello con un cuchillo. Testigos describieron la situación como potencialmente mortal, pero la rápida respuesta médica salvó la vida del actor. 

Después de recibir atención inicial en un hospital local, fue trasladado de urgencia a Nueva York para someterse a cirugía plástica y una recuperación completa.