La prometedora carrera de Amber Bain siempre ha estado rodeada por un gran halo de misterio. Durante las primeras publicaciones como The Japanese House, su figura siempre permanecía oculta en un segundo plano, hasta el punto que mucha gente no sabía realmente quién era la autora de aquellos 4 EPs. Unos pocos años después, una mayor confianza y determinación han ayudado a que Amber muestre su cara al mundo y publique su primer LP.

Lo cierto es que el sonido de The Japanese House siempre ha reflejado una personalidad bastante marcada desde sus inicios. Muchos se atreven a definirlo como synthpop con pequeños reflejos de dream pop. Estos pequeños atisbos dreamy son bastante livianos y tímidos, pero ofrecen un apoyo consistente a la mayoría de sus composiciones. Y es que, si hay una virtud que se pueda destacar de “Good At Falling” es que cuenta con una producción sólida y bastante disfrutable a lo largo de sus 13 cortes.

https://www.youtube.com/watch?v=J88UF4HxHhw

 

Es ocasiones, Amber consigue disparar de lleno en el centro de la diana, sin embargo, no todas sus balas consiguen hacer un pleno. Resulta curioso que ciertas canciones que se han seleccionado como singles han sido algunas con las que menos he conseguido “conectar”. “I Saw You In A Dream” y “Lilo”  son composiciones bastante bonitas pero que les falta cierta fuerza.

Por otro lado, encontramos un gran puñado de momentos en los que Amber brilla en gran medida. Aquí, imprime un aire más pop y directo en cada estribillo. Aquí llegamos a “Follow My Girl” que contiene una esencia que a muchos recordará a Chvrches y una voz endulzada con un vocoder que le sienta de maravilla, o a “Maybe You’re The Reason” con unas dulces guitarras que piden a gritos ser el single principal de este trabajo.

https://www.youtube.com/watch?v=dEzYD4ZielY

 

Precisamente este último tema representa una idea bastante interesante que subyace en el disco: Letras desgarradoras y vocales tristes bañadas por una luz de esperanza con unos instrumentales synth que te invitan a bailar. Como continuación de esta idea emergen los que para mí son los mejores momentos del disco; “Wild” podría encontrarse perfectamente en cualquier disco de The Notwist, y “You Seemed so Happy” integra a la perfección varias capas de instrumentos.

Los 13 temas de “Good At Falling” cuentan una historia: La ruptura entre Amber y su ex-pareja Marika Hackman, con la cual ha seguido entablando una gran amistad. El disco repasa brevemente la etapa inicial e ilusionante de su relación (a la que consideraba un nuevo comienzo que daba sentido a todo) hasta su ruptura y precipicio emocional. Todas las letras son bastante profundas, lo que consigue que disfrutemos aún más del disco.

https://www.youtube.com/watch?v=3cFjEtjV3ZM

 

Good At Falling” es un experimento agradable y digerible para quienes busquen un corazón roto que les haga bailar de forma tímida. Puede suponer un buen punto de inicio para aquellos corazones pop que poco a poco quieran adentrarse en el mundo alternativo.

 

 

Puntuación

By : Daniel Santamaría