By María Delso

—-

Y ahí está, Charlie Cunningham, sentado con su guitarra y las piernas enroscadas. Tras el sold out conseguido en la madrileña Sala 0 del Palacio de la Prensa (fecha organizada por SON Estrella Galicia), Cunningham se encuentra semi rodeado de un público que prácticamente está a la misma altura.

Sonríe. Se presenta con su casi perfecto español. Vuelve a sonreír. Nos va a presentar su último álbum Permanent Way (2019).

Y entonces, comienza a tocar. Sólo hace falta que toque su primera canción para percatarse de lo característica que es tu forma de tocar la guitarra. No es muy habitual ver a un cantautor británico tocar la guitarra al estilo español.

Toca “Headlights“, mientras nos invade una sensación de calma y al mismo tiempo nos destroza. Después de la frase “I used to be the one you’d call and you’d always get fed” vuelve a sonreír. Me debatía entre mirar el concierto y mirar los ojos que no parpadeaban del público de primera fila.

Con “Maybe We Won’t” te das cuenta de que Cunningham se las arregla para hacerlo perfectamente: en sus letras es capaz de encarnar sentimientos accesibles y relacionables, mientras hace que su trabajo se sienta profundamente íntimo y auténtico.

charlie cunningham madrid

Y entonces, empieza a tocar una soleá, no puede ser más palpable la influencia flamenca que tuvo en su periodo en Sevilla. Cuando pensábamos que iba a terminar con el palo flamenco, mete “You Sight” mientras la gente lo aclama. Increíble. Nunca había visto algo así. No puedo sacarme esta letra de la cabeza. Tras esto se escucha una voz casi avergonzada que dice “Qué bonito”.

¿Un tipo cantándole en ingles directamente a su corazón con una guitarra flamenca bajo el brazo? Pues sí, qué bonito.

Y después de esto, no nos deja respirar. Toca “Permanent Way“, la primera canción que salió del nuevo álbum y que sirve de hilo conector con su anterior álbum con un poco más de progresión.

Mierda, es capaz de clavarnos un puñal hasta el fondo del pecho, pero luego, sonríe y es como si no pasara nada.

Con la trepidante “Minimum” el público le aclama, como él dice va de reducir todo al mínimo. “Letting your wings unfold and keeping everything down to a minimum. Everything a bit low”. Sí, tiene/n razón.

Cuando pensábamos que se iba, vuelve y termina con “Blindfold” (una de sus primeras canciones) y “Lights Off“. Canción maravillosa para terminar y calmar todo lo que ha ocurrido.

charlie cunningham madrid 2019

Muy agradecido se despide de nosotros en español. Se encienden las luces y podía ver a la gente con los ojos brillantes.