Los directores de Intocable, C’est la vie, Especiales, Eric Toledano y Olivier Nakache, firman esta divertida comedia que trata las contradicciones de la vida actual. El film se presentó en España en el BCN Film Fest con la presencia de sus directores. El reparto está formado por Pio Marmai, Jonathan Cohen, Noémie Merlant o Mathieu Amalric.

Albert y Bruno son unos compradores compulsivos, endeudados hasta las cejas por un montón de préstamos encadenados que les son imposibles de liquidar. Se han conocido de forma casual y se han apuntado a una curiosa terapia de Henry Tomasi, un consejero bancario que asesora sobre como rebajar la presión de las deudas. También por casualidad coinciden con un grupo de activistas medioambientales con los que intentan integrarse pues allí consiguen comida gratis y sacan dinero con algún chanchullo.

Allí  conocen a Cactus, una guapa activista, que está más interesada por la lucha ecologista que por establecer relaciones sentimentales que es lo que pretende Albert. Es una comedia social que nos hace reflexionar sobre el consumismo desaforado y una especie de activismo ecológico de pancartas, lonas desplegadas y acciones exageradas para conseguir una repercusión mediática.

Nos presenta un activismo de pacotilla pero hace reír, en momentos conmueve y cuestiona varios temas. Se producen situaciones divertidas como cuando los protagonistas  se encadenan al Banco de Francia para poder acceder a los expedientes de cancelación de sus deudas.

Como en sus otros films, este tiene un sesgo social. Es del tipo de directores que siempre se situarán del lado de las víctimas, los inmigrantes, los discapacitados o los activistas de las ONG. Nos da a entender que el capitalismo solo crea monstruos capaces de pisar cabezas en el Black Friday o de endeudarse pidiendo prestamos que se encadenan uno tras otro .

Lo mejor: el personaje de Pio Marmai que nos presenta la nueva pobreza creada por las dinámicas del capitalismo y el final de clímax mágico (spoiler) con los aplausos y el baile de la pareja protagonista, con la chanson francesa de turno.

No perderse los gags de los títulos de crédito, resumen de los repartidos a lo largo de la película.