By Dimas Pardo


Vale, si estamos de acuerdo con lo que la mayoría de Metalpacos consideran “El nacimiento del heavy metal”, la aparición de Black Sabbath a finales de los sesenta, nos enfrentamos con una horrible obviedad:

El heavy metal es jodidamente viejo.

Y si a la inexorabilidad del paso del tiempo le sumamos el tonto imprevisto de esa vida desenfrenada que suelen llevar los heavys, nos encontramos con otra triste verdad:

Tenemos suerte de que todavía quede alguno con vida.

Hoy, desde Wake, rendiremos homenaje a los veteranos endemoniados, a los ancianos camarlengos del infierno, a los hijos mayorcitos de Satán, respondiendo a la pregunta: 

 

¿Qué iconos del heavy metal siguen vivos hoy en día?

 

*He decidido comenzar la bio de cada uno con su fecha de nacimiento para que quede patente lo vetustos y morlos que son. 

 

¡Tony Iommi: el dios de las prótesis digitales!

Nacido en 1948 en la cuna del metal, Birmingham, y con nombre de helado del catálogo de Frigo, Tony Iommi se embarcó en una carrera musical que cambiaría la historia del rock tal y como lo conocemos. Pero su viaje hacia la grandeza no estuvo libre de infortunios. 

Nuestro héroe, antes de ser un Black Sabbath, trabajó como soldador de arco. Y si ser acribillado por esquirlas candentes ya te parece suficiente putada, dejame decirte que aún hay más. En una fatídica jornada como soldador proletario Tony perdió la punta de sus dedos en un accidente. 

¡Eso es! ¡Ese hombre que arrancó tantos riffs icónicos de su guitarra perdió parte de sus herramientas principales! 

Pero Tony no se rindió. Con una determinación que podría rivalizar con la de Mcgiver, creó prótesis para sus dedos y decidió enfrentar su destino con valentía.

“Tocaré la guitarra y masturbaré vaginas sin que una estúpida limitación física me lo impida” se debió decir.

Tony Iommi se mantuvo leal a Sabbath a lo largo de su carrera y fue una fuerza impulsora detrás del éxito de la banda. En 2017, el poderoso trío se reunió para su último concierto en Birmingham, marcando el final de una era. 

 

¡Rob Halford: el falsete que rompió cadenas y estereotipos!

Nacido en Birmingham (también) el 25 de agosto de 1951, Halford se unió a Los Judas Prietos en 1973 después de un peculiar encuentro con su futura cuñada y el bajista de la banda. Con su estilo supramotero de cuero y cadenas, Halford no solo se destacó por su apariencia única de calvo con gafas de aviador sino también por su talento vocal con el falsete. 

Ese agudo y estridente cuchillo de voz estuvo detrás de éxitos inolvidables como «Hell Bent for Leather», «Breaking the Law» y «You’ve Got Another Thing Coming». 

Metaleros de todo el mundo han intentado imitar su look icónico, pero pocas ferreterías tienen ese nivel de tachuelas en su inventario.

En 1998, Halford sorprendió con una revelación pública en la MTV: “Efectivamente, soy gay” Pasando de inmediato a ser uno de los pocos íconos gays del heavy metal. 

En una entrevista reciente, Halford habló sobre las dificultades que enfrentó debido a la homofobia en la escena musical de los ochenta. Se preguntó por qué otros músicos glam y hair metal podían usar ropa de mujer y maquillaje sin enfrentar reacciones similares. 

Tras casi una década de ausencia (de 1992 a 2000) Halford regresó a Judas Priest y hasta ahora su calva sigue brillando en los escenarios.

 

¡Ozzy Osbourne: el faro antinieblas del caos!

Nacido el 3 de diciembre de 1948 en Birmingham, Inglaterra, Osbourne saltó a la fama como el vocalista desquiciado y líder de Black Sabbath en los años 70. 

Con su pelo largo y su mirada violacea*, capturó la atención del mundo y demostró que el heavy metal no es solo un género musical, sino una forma de consumo de drogas. 

*Esta vez de violar, no de violeta.

Pero Ozzy no se conformó con eso. En un giro inesperado, dejó la banda y se embarcó en una carrera en solitario que lo catapultó aún más allá. A su lado comercial, para ser exactos. Ya en 1992 hubo rumores de su retiro, pero nada, aun sigue ahí entre la música, el parkinson y la telerrealidad. Actualmente está considerado como una de las estrellas de rock más ricas.

 

¡Mick Mars: El guerrero de la espondilitis!

Nacido el 4 de abril de 1951 en Terre Haute, Indiana, Mick Mars era un guerrero del rock que a una tierna edad, fue diagnosticado con espondilitis anquilosante, una enfermedad degenerativa que afecta los huesos. ¡Pero el dolor incesante no doblega a un verdadero rockero! ¡NO! ¡Con sus spandex apretados, su maquillaje exuberante y sus peinados que desafiaban las leyes de la gravedad, Mick salía de su casa cada mañana para personificar el exceso y la decadencia en su curro.

Solo ha sido a sus 71 años cuando, después de 41 años de servicio incansable, Mick Mars anunció oficialmente su retiro de las giras con Mötley Crüe

En su comunicado citó su lucha constante con la espondilitis anquilosante como la principal razón y decidió dar un paso atrás y tomar un merecido descanso. Sin duda es otra de las leyendas del heavy metal que siguen con vida más popular.

 

¡Joe Elliot: El glam-tástico!

Nacido el 1 de agosto de 1959 en Sheffield, Inglaterra, Elliot es el hombre que nos hizo cantar y bailar con himnos como «Pour Some Sugar On Me» y «Photograph».

Como líder de Def Leppard, Joe Elliot se destacó por su poderosa voz y su capacidad omnipotente de realizar payasadas extravagantes sobre el escenario. Ni siquiera una pandemia mundial ha podido detenerlo.  Mientras los aburridos hipocondríacos se encerraban en sus casas, Def Leppard se las ingenió para lanzar no uno, no dos, no tres, ¡sino tres álbumes durante la pandemia! Y, por supuesto, todos contaron con la poderosa voz de Elliot.

 

¡Dave Mustaine: El butanero del metal!

Nacido el 13 de septiembre de 1961 en La Mesa*, California, este virtuoso de la guitarra ha dejado una huella indeleble en la historia del metal.

*Que no SOBRE la mesa.

Dave comenzó su andadura musical inspirado por las bandas británicas de heavy metal, especialmente Iron Maiden. Para sorpresa de nadie, formó parte de la formación original de Metallica. Pero, ¡ay, la vida en el metal no es para los débiles de corazón! Las tensiones y el consumo de alcohol lo llevaron al precipicio y fue despedido de Metallica. 

*Lo que nos lleva a la pregunta: ¿Cómo debes de ser de hijo de puta para que te echen de una banda de hijos de puta?

¿Pero Dave se rindió y se tiró del puente más alto de La Mesa? ¡Ni hablar! En lugar de lamentarse, decidió tomar venganza musical y así nació Megadeth en 1985. 

La leyenda dice que Dave luchó contra sus demonios personales y enfrentándose al consumo de sustancias renació de sus cenizas y lleva limpio y sobrio desde principios de la década de 2000. 

 

¡David Lee Roth: El hombre con más Van Halen-tía!

Nacido el 10 de octubre de 1954 en Bloomington, Indiana, este frontman legendario ha sido la voz y el alma de Van Halen durante mucho tiempo. 

Imagina estar al lado de Eddie Van Halen, uno de los guitarristas más icónicos de la historia. Tú seguramente comenzarías a lloriquear y a juzgarte frente al espejo: 

“Dios mío… ¿¡por qué no puedo siquiera llegarle a la suela de los zapatos!?”

Luego le darías un cabezazo al cristal, verías una línea de sangre descender desde tu frente y caerías desmayado al suelo del baño. Tu fiel perro vienés acabaría por devorarte la cara mientras sigues inconsciente.

Pero David no se dejó intimidar. Con su voz feroz y eléctrica, complementó los riffs de heavy metal de Eddie con un estilo único.  Temas como «Hot For Teacher», «Runnin’ With the Devil» y «Panama» no serían lo mismo sin la icónica voz de David Lee Roth. Van Halen también se han caracterizado por hacer algunas de las peticiones de grupos más raras de la historia.

 

Tom Araya: El majo del bajo!

Nacido el 6 de junio de 1961 en Viña del Mar, Chile, este bajista implacable lideró a Slayer, la banda que puso el «thrash» en el thrash metal.Mientras las bandas de glam y hair metal coqueteaban con el maquillaje y el brillo, Slayer tomó un camino diferente: el del infierno. Su sonido era más rápido que la chispa de un zippo prendiendo las pruebas de un asesinato, y los gritos característicos de Araya resonaban como el rugido de un tigre intentando salir de un maletero. 

Tom permaneció firme en Slayer durante toda su carrera, y juntos forjaron una leyenda del metal que se extendió desde el underground hasta el estrellato.

Lamentablemente una cirugía de cuello lo llevó a tomar la difícil decisión de dejar atrás su emblemático headbang en el escenario. Ya no puede agitar su melena como un ventilador con personalidad, pero sus bucles se retuercen en su interior.

 

¡Lita Ford: La Peugeot 306 del rock!

Nacida el 19 de septiembre de 1958 en Londres, esta audaz rockera hizo historia en su género, tanto musical como sexual.Comenzó en The Runaways, donde junto a su compañera Joan Jett, ¡destrozaron todas las barreras intolerantes que pudiera tener el rocanrol! 

Pero eso no fue suficiente para Lita. Después de la separación del grupo, se lanzó a una carrera en solitario que la llevó a convertirse en un icono del heavy metal con éxitos como «Close My Eyes Forever».

Lita se mantuvo en las décadas de los 90 y 2000, aunque quizás sin el mismo estruendo comercial de los 80. Ahora sigue trabajando.

 

¡Al Jourgensen: El topógrafo del metal!

Nacido el 7 de octubre de 1959 en La Habana, Cuba, este mago musical se lanzó al ruedo con Special Effect, tocando pop orientado a la nueva ola. Pero, como todos sabemos, la nueva ola era demasiado descafeinada y sin alcohol como para satisfacer su sed de riffs y movidas pesadas. Así que Al Jourgensen formó Ministry en 1981. 

Al principio, su música tenía un toque electrónico, pero poco a poco, como una lavadora que cae a una fosa mientras centrifuga, se fue sumergiendo en las profundidades del heavy metal industrial. Durante una entrevista reciente, Al confesó que sigue tan comprometido con Ministry como Harry Potter con no ponerse lentillas. Y no solo eso, sino que también habló de la gira que la banda estaba llevando a cabo y del nuevo álbum que estaba escribiendo.