Los plagios han estado siempre a la orden del día en el mundo de la música. Algunos son más flagrantes que los copy-paste que se pueden ven en cualquier trabajo universitario. Sonados son los casos de “Viva la Vida” de Coldplay, la cual sonaba sospechosamente parecida a “If I could fly” de Joe Satriani o, sin ir más lejos, “Blurred Lines” de Robin Thicke y Pharrell Williams que fue acusada de plagio hace unas semanas por su similitud con “Got to give it up” de Marvin Gaye. Aunque estos últimos ganaron la demanda judicial ya que se habían hecho con los derechos de la canción original días antes de ser demandados.

Los cantantes y grupos españoles no se libran de las acusaciones de plagio. Hombres G o Amaral están entre los grupos nacionales que más sospechas han levantado a lo largo de su carrera. Por ejemplo, parece que a Amaral, que estarán en el DCODE mañana en Madrid, son muy fans de David Bowie; solo hay que escuchar “Toda la noche en la calle” y compararla con “Rebel Rebel” del artista británico. ¿Y qué pasa con “Marta Tiene Un Marcapasos” de Hombres G y “At the Zoo” de Simon & Garfunkel?. A David Summers se le fue de las manos.

Una de las canciones recientes que más nos ha sorprendido su descarado plagio, y lo poco que se ha hablado de él, es “Nunca Nadie” de Leiva. No tenía mucha pinta de que Leiva escuchara a Lucinda Williams, ¿no?. Pues después de escuchar “Lake Charles” nos lo planteamos seriamente, porque el parecido es acojonante. Comprobadlo vosotros mismos.