By Carmen Valencia

—–

Como ya te lo adelantamos en nuestra lista de ‘Los 20 mejores discos españoles de 2019’, Manel volvía fuerte lanzando Per la Bona Gent, y le agradecemos haber empezado el año de una de las mejores maneras: disfrutando de su trabajo, el pasado 9 de enero, en Inverfest, en una Riviera madrileña tan intergeneracional como diversa y entregada.

El cuarteto catalán liderado por Arnau Vallvé nos introdujo en un mundo reyleonesco de fondos anaranjados y tímidos instrumentos que callaron rápidamente al público impaciente. Y de ahí todo fue in crescendo: canción a canción, los Manel fueron calentando la voz hasta llegar a una aclamada “Boy Band“, la reina disco del disco, nunca mejor dicho. Mezclando toques de electrónica y sintetizadores con referencias a Daft Punk, durante dos horas y media, la banda se ganó la simpatía hasta de los acompañantes más escépticos.

 

 

En una entrevista reciente, el grupo reconocía que la canción que da nombre al álbum es la mejor canción que han hecho nunca. Y, aunque hay quienes siguen enfurruñados en su casa por un disco tan diferente a los anteriores, la noche de ayer demostró que este trabajo está hecho por y para la bona gent, y que los haters se equivocan. Mucho.

Tú, lector, puede que hayas llegado a esta crónica porque ya conocías a Manel. Si estuviste en el pasado concierto, sabes de lo que hablo. Si no, lamentarás no haber alzado los brazos, desempolvado las caderas y descubierto a un cuarteto más maduro y experimental. Y que no olvida lo que ya te gusta, como son los míticos “Boomerang“, “Serotonina” y “Les cosines“, en sus versiones más fiesteras.

Si, por otro lado, esta es tu primera noticia sobre ellos o crees que escuchar folk en catalán es demasiado moderno, llegas tarde 10 años (los que Manel lleva lanzando discos). Prepárate para repasar tu latín para el CRANC Illa de Menorca festival 2020 de mayo, próxima vez donde podremos verlos en directo.

Esperemos que, para entonces, los fans desencantados perdonen a su banda por ser innovadora y estar preparada para lo que venga. Porque, como además muestra haber sido número 1 de ventas en España en su semana de lanzamiento, se entiendan las letras o no, el fenómeno Manel sigue expandiéndose como las formigues.