summer-is-coming

Llegó el momento, sí, por fin tengo algo realmente relevante que decir por aquí.

Es una alarma.

9, NUEVE, IX de Mayo, todas las canciones suenan a verano, la temperatura aprieta, las mujeres también lo hacen y nuestra cabeza ya está catapultada a kilómetros del lugar en que debería andar, que viene siendo medianamente cerca del radio que abarcan nuestras piernas. Pero qué va, nosotros ya estamos pensando en qué escucharemos en la playa, con quién nos piramos nada más acabar, quién queda en el punto de mira y qué dejamos para épocas venideras.

Cuando era pequeño y me gustaba una película, la repetía mil veces, continuamente. De vez en cuando entraba en razón y ¿Qué hacía? no, no vayáis a pensar que cambiaba de película o que me daba a la apicultura, qué coño, una maldita avispa casi acaba conmigo durante aquellos dulces años. Lo que hacía era rebobinar la película a este mismo instante, el desenlace, donde los nervios afloran, donde el tipo decide tirar de arrojo, volver con su caballo/moto/descapotable/nave y luchar con quien tuviera que hacerlo.

blog-foto

No porque el resto de la cinta no me importara, tiene más que ver por mi temprana obsesión (Sí, obsesionarse es bueno, ¿Está bien?) por los puntos de inflexión, cuando la balanza comienza a decantarse por el otro extremo y la oportunidad se ve más clara que nunca, hay esperanza amigos.

Desde que me suspendían lengua en el colegio (Tiempos anteriores a la existencia de los caminantes blancos) esta época es el momento de la verdad, el momento de cerrar cursos, movidas, etapas, lo que sea y ya veremos las cosas diferentes una vez todo haya pasado.

Decía que esto era una alarma sí, digo que atentos. No nos ceguemos ante el espejismo paradisíaco y tembloroso, más cercano para unos que para otros, del final feliz y la bonita canción y nos ahoguemos antes de llegar a la meta, donde las gotas de corretear por la orilla nos salpicarán con toda la gloria que ello supone.

Llevamos un año construyendo y ambientando lo que somos ahora, a dónde hemos llegado, hemos estado caminando sobre la cuerda cual acróbatas sin red, como especialistas de cine, que diría mi amigo Dani, y ya estamos aquí, a por ello.

Escribir, muy a menudo, supone un ejercicio de satisfacer necesidades propias, y qué diantres, uno andaba un poco falto de motivación ante lo que se le viene encima.

Pero sí, desenfundaré y lucharé contra estos malditos, malditos últimos exámenes.

Volveré pronto con películas, en los momentos de encierro hay que mantener el alma alimentada.

Gracias por parar por aquí y ánimo para vosotros también, pistoleros.

Nos vemos.

By @cubesp