deers

Sí, ya es el momento. Es hora de hablar bien de unas veinteañeras que no dejan a nadie indiferente y que han conquistado a gran parte de nuestros amigos yanquis y británicos. Su nuevo single, estrenado ayer, lo merece.

Me saltaré comentar el “unfamous” artículo sobre el Make Noise Malasaña (aparecido en esta misma página) y sus consecuencias, para ir directamente al grano. Es cierto, el ascenso de Deers en el mundo de la música está siendo fulgurante. Su garage desgarbado y adictivo ya ha sonado en capitales europeas como Londres o París, y próximamente lo hará en Amsterdam, donde el cuarteo teloneará a ni más ni menos que The Libertines (¿un poco exagerado?). Apenas dos canciones grabadas (ahora 3) les han bastado para conseguirlo.

Su trabajo dio fruto antes de lo habitual y eso instauró dudas en la mente de algunas personas. Ahora, el tiempo ha dejado las cosas más claras. Deers han currado duro haciendo promo, de concierto en concierto, de festival en festival, de viaje en viaje, ampliando sus contactos (como se debe de hacer) y demostrando que su potencial no se queda únicamente en “Bamboo” y “Trippy Gum“. Por cierto, este último y sus coros son para chuparse los dedos. Su creatividad está disparando temas tan imparables como su último single y tiene visos de seguir maquinando hasta conseguir una meta: el soñado álbum.

Porque hay una cosa clara (cojones): hay que apoyar la escena madrileña. Sí, esa escena liderada por The Parrots y Los Nastys que lleva tiempo cocinándose y que en 2014 ha conseguido dar un salto enorme a nivel nacional e incluso internacional. Y aquí estamos para ello, viviéndola y sintiéndola en salas como la Sol, Siroco o Wurli.

Y dicho lo dicho, ¿te atreves a escuchar la versión de estudio de “Castigadas en el granero“?. Bajo y melodías de las buenas para tus oídos, Te va a molar. El 7” se publicará el 3 de noviembre.

By @RayVegas