En lo que se refiere al género zombie hemos visto casi de todo. De hecho parecía complicado mostrarse original y convincente en una nueva película sobre el tema. Hasta que ha aparecido Little Monsters, que se estrena hoy en salas de cine de toda España de la mano de A Contracorriente Films, y ha conseguido transmitir que siempre se le puede dar una vuelta de tuerca a algo a priori manido.

La película australiana dirigida por Abe Forsythe tuvo su premiere mundial el pasado año en Sundance y fue parte de la selección oficial de Sitges, por lo que las expectativas antes de verla eran altas. Y tras visionarla de principio a fin, es obligado afirmar que al menos cumple con ellas. A lo largo de sus 93 minutos de duración nos encontramos ante un relato en clave de humor negro que fluye entre risas y alguna pizca de suspense en momentos esporádicos.

 

Entre sus puntos fuertes destacan, además de su música, los papeles de la enorme Lupita Nyong’o, desde ya maestra coraje del año, y las carcajadas que provoca Alexander England en su papel de treintañero inmaduro pero con corazoncito. El reparto lo completan una veintena de niños de los que te encariñarás al instante y actores como Josh Gad, Stephen Peacocke, Nadia Townsend, Diesel La Torrraca o Marshall Napier.

En definitiva, Little Monsters es una comedia de zombies muy disfrutable y una gran opción para volver a los cines en estos tiempos de incertidumbre que nos rodean.

 

Regístrate en Amazon Prime Video y consigue 30 días de prueba gratis

 

Sinopsis de Little Monsters

David es un vago en plena crisis: su novia le ha dejado, se ha quedado sin trabajo, aunque con orgullo sigue insistiendo en que está al frente de una banda de música que en realidad se separó hace años. Se encuentra abusando de la hospitalidad de su hermana, hasta que se une a una excursión de su sobrino, pero solo por una razón: acostarse con la profesora del niño, la señorita Caroline. Pero en el viaje, se topará con algo inesperado: zombis.

 

Cartel de Little Monsters

little monsters cartel

 

By Ray Vegas