urfabrique

Pictures and Shapes of Our Mistakes es el título del álbum debut de urfabrique, dúo barcelonés que define a su música como “un cóctel de funk, pop, disco y electrónica con espíritu indie-pop“.

Han tenido un 2018 muy productivo, actuando en diferentes festivales (en los que han compartido cartel con artistas de la talla de Justice, The Roots, Pharell Williams o Ben Howard), salas y clubs. Para terminar el año a lo grande, urfabrique ofrecerán un directo muy especial el 22 de diciembre en Café La Palma (Madrid) junto a Ten Bears.

Piluca Valverde tuvo la ocasión de hablar con ellos con motivo de la publicación de su disco. Aquí está la charla.

 

Entrevista a urfabrique

 

¿Cómo nace y qué significa urfabrique?

urfabrique nació de forma muy natural, dos amigos que tras haber sido compañeros en la orquesta del colegio, decidimos en un determinado momento y tras algunas experiencias en otros grupos como adolescentes decidimos crear un proyecto más contemporáneo con un enfoque electro-pop pero fuertemente influenciado por la música de baile (house, disco) y también por el groove y el funk.

El nombre tiene varias interpretaciones ya que nos gusta jugar con las palabras:

La primera interpretación se relaciona con la concepción del proceso compositivo como un canvas en blanco y procedente de la unión de la palabra ‘tela’ (fabric) y el prefijo germano ‘primitivo’ (ur).

La segunda interpretación tiene que ver con la ‘fábrica de música’ que estamos creando con urfabrique y se obtiene de la palabra ‘ur’ (abreviación del inglés your) y la palabra fábrica (fabrique en francés) que además se relaciona con nuestra vida paralela en el mundo ingeniería y la industria.

 

Pictures and Shapes of our Mistakes es el título de vuestro álbum debut. ¿Cómo ha sido el proceso de gestación de este álbum? Contadnos cómo es vuestra relación con el sello francés Kitsuné.

Ambos hemos querido ‘hacer un álbum’ como hito desde que nacimos. Así que sin prisa pero sin pausa llegó un punto en el que nos lo propusimos seriamente y ahí nació todo. El motivo de elegir hacer un formato largo se justificaba porque este nos permitía explorar todo nuestro universo musical incluyendo una línea de temas encuadrados en la música de baile, otra más esencialmente pop y otra más atmosférica y relajada. El proceso compositivo nos tomó alrededor de un año y medio y una vez tuvimos demos decentes de lo que queríamos hacer decidimos grabarlo en estudio (a diferencia de todo lo que habíamos sacado anteriormente que habíamos producido y mezclado nosotros mismos).

El hecho de grabar en estudio (Arcticwave con Ignasi Miranda) nos sorprendió porque tienes un tiempo y unas tomas y sorprende que aun si tienes muchos más cacharros, un equipo de la hostia etc. si algo no acaba de quedar como habías planeado no hay tanto tiempo para regrabar o dar vueltas a las cosas. En nuestro caso, que trabajamos más como un dúo de productores que como una banda, la grabación en el estudio le ha acabado dando un punto de ‘realismo’ que quizá en nuestra música anterior no estaba tan presente. El disco suena bastante ‘a banda’ y eso nos ha hecho sentirnos muy orgullosos del resultado final.

Por lo que hace a nuestra relación con Kitsuné, la verdad es que les enviamos nuestro primer single (Cheese or Kiss) y enseguida nos demostraron su interés por publicar uno de nuestros temas ‘unreleased’. Finalmente acabamos decidiendo que fuera Walls We Build (track 3 del álbum) y así ocurrió. Al final ellos están trabajando actualmente con visión de ser una ‘plataforma’ para nuevos artistas y agradecemos poder haber sacado música con un sello que también ha publicado a Two Door Cinema Club, Phoenix, Parcels o Hot Chip (proyectos de referencia para nosotros).

 

El disco es toda una declaración de intenciones, una apuesta conceptual sobre cómo las nuevas tecnologías han cambiado el modo en el que nos relacionamos. El videoclip de Cheese or Kiss describe muy bien nuestra realidad. ¿Cómo os sentís respecto al universo 2.0 y de qué forma intentáis escapar de las redes?

La paradoja es que aún si hemos usado esta temática para conceptualizar el disco, no hemos querido hacerlo desde una visión 100% crítica porque mucho de lo que se habla en el disco es casi una parodia de nuestro propio comportamiento. Por ejemplo en el videoclip de ‘Cheese or Kiss’ de Guille Bargu y Marc Gallifa se muestra una escena en la que quedarse sin wifi es casi como un apocalipsis. Si os habéis quedado sin conexión haciendo algo que requería de Internet sabréis de lo que hablamos…

Creemos que en una sociedad digital hay una fuerte dependencia de dispositivos que acaban integrándose como parte incluso de nuestro propio cuerpo .Como ejemplo, cuando decimos ‘no tengo batería’ nos ponemos como sujeto de nuestro dispositivo como si se tratara de nosotros mismo cuando quizá deberíamos decir ‘mi móvil se ha quedado sin batería’. Sin embargo ya concebimos el teléfono como una extensión de nosotros mismos y esto es algo que no debe preocupar si somos nosotros quienes controlamos a esa extensión.

El problema aparece cuando nos convertimos en esclavos de las notificaciones o cuando texteamos más de lo que interactuamos en conversaciones ‘face to face’ porque eso da a entender que es la tecnología la que dicta nuestro comportamiento y no nosotros quienes decidimos cuando y como utilizarla.

 

¿Cómo creéis que esto nos afectará en el futuro? ¿Cuál sería vuestro futuro ideal?

Pues quizá no somos los más indicados para responder esa pregunta, no somos ni sociólogos ni psicólogos ni futurólogos…hahaha .Sólo creamos música con intencionalidad y con un mensaje para que el oyente, si quiere, se cuestione cosas. Si nos pides la opinión, creemos que lo ideal sería encontrar una fórmula para vivir de forma más presente y aprender a gestionar nuestra dependencia de la tecnología.

 

Huís de las etiquetas, de que os encasillen en un género u otro. Definir es limitar. De eso habláis en Malay ¿Cómo os gustaría que el mundo percibiese vuestra música?

En Malay es cierto que tratamos el tema de las etiquetas pero más en un sentido profesional. Sobre todo en el mundo de profesiones liberales se ha interiorizado muchísimo presentarse con tu profesión o hacer emerger rápidamente la pregunta ‘y tu a qué te dedicas?’ Nosotros mismos somos a veces músicos a veces ingenieros y podemos ser un millón de cosas más pero no nos dejan porque tienes la gente asume que ‘tienes que ser algo’. Las etiquetas al final nos ayudan a la complejidad de la realidad como también lo hace el lenguaje, los modelos económicos o las teorías de la física.

Si bien no sabríamos definir concisamente qué tipo de música hacemos, nuestra música pretende ser algo así como música soleada (sin saber mucho qué significa hahaha)… Para nosotros la música es un vehículo de expresión como lo puede ser el lenguaje. Es cierto que hablamos mejor ciertos ‘lenguajes’ (véase electro,pop,funk, house) que otros (trap, r&b, rock) pero al final lo importante es que el mensaje llegue y eso es lo que nos importa.

 

Vuestras canciones invitan a vivir de un modo pausado. Body Communication, Sunny House y Slow Mo son canciones que duran más de cinco minutos. Hoy en día, como consecuencia de la inmediatez en la que vivimos, puede que haya gente que no las escuche completas. ¿Qué diríais a la gente para que no pase de canción y escuche el disco entero?

Por un lado está el debate sobre si tiene sentido hacer un disco en 2018 porque la música ya no se consume de ese modo. Por otro, está el tema de la duración de las canciones. Somos conscientes que vivimos en una sociedad de la atención en la que la gente está expuesta estímulos constantemente y es difícil retener el interés.

En lo que se refiere a la primera pregunta, creemos que la experiencia de escuchar el disco completo es mucho más potente ya que existe un cierto vínculo y una continuidad entre una canción y otra ya sea temática o musical. En lo que se refiere a la duración de las canciones, a veces parece que sea un acto de rebelión por nuestra parte pero consideramos que está justificada. La gracia es poder ‘engañar’ al oyente para que se trague un tema de casi 6 minutos sin que llegue a hacerse pesado y esa es nuestra justificación de porqué no creemos que las canciones se vayan a pasar. Mucha de la electrónica que nos inspira usa patrones repetitivos y nos fascina poder crear canciones en esa misma línea.

Nos gusta que se escuche la música desde dentro, con intención. En ese estado lo repetitivo se vuelve placentero y de ahí puede hacer al oyente viajar. Nada tenemos en contra de las canciones cortas pero es cierto que no permiten estructuras progresivas que es algo que nos flipa hacer.

 

Vuestro sonido es fresco, veraniego, muy bailable. ¿Qué os inspira a la hora de componer las melodías de vuestras canciones?

Pues no hay magia. Componer versión 1. Borrar. Componer versión 2. Borrar. Componer versión 3. Borrar la mitad de notas y volver darle alguna vuelta más. Se trata de procesos iterativos en los que a veces interviene la inspiración, a veces más el análisis tonal…depende.

Realmente nos inspira escuchar mucha música y música en la que la melodía tiene una importancia. Quizá las melodías es lo que más nos curramos. Las armonías (aún si suelen ser progresiones poco comunes) son de 3,4 acordes pero en la composición de melodías suele tomar buena parte del tiempo compositivo.

 

El 22 de diciembre aterrizáis en la capital, en el Café La Palma ¿Qué podemos esperar de urfabrique en directo?

Pues el concepto que traemos es un LIVE pero algo evolucionado. Es un formato que está aún poco explotado, sobre todo en España. Nos encontramos en ese limbo entre el DJ set y el directo. No hay muchos proyectos como el nuestro en cuanto a formato en la escena nacional -únicamente se nos ocurre Tversky o quizá Delaporte (aun sin haberles visto en directo). En la internacional tampoco abundan aunque sí podríamos citar a algunos grandes nombres como Darkside, Lemaitre o Chromeo. Nuestros bolos tienen un espíritu bastante punk y eso es lo que nos diferencia de otros acts de electrónica además del hecho que tocamos varios instrumentos en directo. Queremos recrear la garra del rock con una sonoridad electrónica huyendo del concepto de concierto y acercándonos más al concepto de ‘show’. Aún estamos en proceso pero poco a poco 😉

Entrevista by Piluca Valverde