Los Beatles se separaron, Oasis se separó, Alessandra Ambrosio, Natalie Portman y Keira Knightley están casadas, Brasil nos da una cura de humildad, Torres no marca, la tostada cae por el lado de la mantequilla y sí, el verano termina.

shit happens

Las mierdas (Catástrofes) ocurren, pero esta última es como un veneno, un veneno que se te mete dentro y se extiende con fuerza. El verano te da tanto, TANTO, que cuando se va te sientes robado, atracado, ¡Policía, policía, que me roban!

Te llena la cabeza de recuerdos, de momentos especiales, de personas especiales, de resacas especiales. Ese día a día, esa antirutina, ese no saber qué hora es, qué día es y demás rigurosos asuntos que poco importan.

Son charlas en la orilla rememorando la noche anterior, es admirar más aún la figura femenina, bañarse en luna llena y decir -no hay huevos de ir hasta la boya- e ir. Es bailar en un festival mientras ves amanecer, es viajar, es, es, es grandioso joder.

ducha

Pero bueno! no hace falta ponerse tan melodramático, como decía es un veneno, sí, pero de los buenos.     Al principio escuece un poco, pero después de cada verano te haces más fuerte. Después de cada verano sabes más de todo, de la gente, del mundo, de la vida, de libros, de música, de cactus, de lo que sea. Vivirlo y sobrevivirlo nos hace más fuertes, nos hace mejores. ¿Acaso eras más interesante el verano pasado? no lo creo.

Lo echaremos de menos, desde luego, pero no todo es tan malo. Si algo admiré (Y admiro) siempre de Kerouac y sus amigos eran las grandes historias que se contaban, las locuras que habían hecho, nunca llegaba uno y decía “Pues ayer me dieron el Marca gratis” nono amigos, se contaban verdaderas historias.

Pues la vuelta del verano es parecida, al alejarnos de la rutina y darnos el bendito don del tiempo y las vacaciones, nosotros también hacemos locuras. Cuando quedamos a tomar algo con colegas después de verano no hablamos de qué tal va la uni, el curro, Fulanita, la liga o la champions. No, a la vuelta nos contamos grandes historias, todo tipo de experiencias, irresponsabilidades, romances y gilipolleces varias que disfrutamos tanto contando como escuchando.

kerouac

Por otro lado ¡Nuestra ciudad espera!, nuestros garitos, calles, bares favoritos, etc. Ellos también nos han echado de menos. Comienza otro curso, quedan muchos conciertos a los que ir, grupos que descubrir, risas que echar, gente que conocer y sobretodo historias que contar.

 

Mucho ánimo a los que estéis de vuelta, esto duele, pero ya sabéis lo que diría cualquier médico: música, música y más música, eso lo mejora todo!

mobile phone

 

A los que os queden vacances…Disfrutad! cabrones.

Un saludo, WAL

Por @Cubesp