my expansive awareness going nowhere

Son de Zaragoza, hacen rock espacial y quieren comerse el mundo. My Expansive Awareness han lanzado hoy su nuevo disco, el segundo de su carrera, vía Analog Love Records. Se titula Going Nowhere y está compuesto por 9 canciones muy variadas y de alta dosis psicodélica.

Para celebrarlo, y a modo de innovación, lo reseñaremos en directo, con la primera escucha sonando intensamente.

Póntelo en Spotify o Bandcamp y únete al viaje.


Going Nowhere

Comenzamos tranquilos, introduciéndonos en el sonido instrumental, pero a los 10 segundos nuestro espíritu ya se eleva, sin ataduras, en busca de un nuevo estado al que agarrarse. Confirmo que es el primer corte, “Going Nowhere“. No lleva ni dos minutos y ya me ha metido su psicodelia espacial hasta el fondo. Así, de repente, como un regate de Garrincha. Ahora es un solo kilométrico de guitarra celestial lo que suena, una delicia que vuelve a dar paso al estribillo con el que termina el tema.

Heaven

¿”Cielo”? Si se veía venir, estábamos intentando llegar al cielo. My Expansive Awareness lo saben. El oyente lo sabe. Quieren “alcanzar las estrellas y el cielo”. Aquí suenan algo más pop. Pero esperen, un segundo, el teclado acaba de hacer su aparición para desmontar toda la maquinaria pop previa. El solo de batería termina por atraer las miradas (y los oídos). Y una vez terminado, vuelta a empezar.

The Wheel

Un teclado. Dos notas. Un bajo se une. Y a él una guitarra con mucho wah wah y una batería. Ya estamos todos, ¿no? Ahora solo falta la voz (doble), que entra en el momento exacto. Parece una canción con influencia reggae, quizás incluso con un delicioso sabor a Blur. Pero no tarda en volver a la psicodelia, al sonido espacial. Aquí estamos de nuevo, volando. Y una vez finalizado la primera vuelta, regresa el primer verso, y más tarde el espacio de nuevo. Contrastes, lo que necesita el mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=nv3BbkruENk

Never Got What You Wanted

Una guitarra acústica reverberizada se encuentra con un silbido al que se le une la esperada batería, que pasaba por ahí, y todos los instrumentos que se encuentran a su paso. Se lo pasan bien jugando, se entrelazan activamente. De la misma manera lo hacen las voces que entran al unísono al minuto y medio. Antes de los 3 minutos nos encontramos con un necesario bridge a medio camino. Luego todo vuelve a su cauce.

Life

Márcate unos buenos riffs y nosotros nos ponemos a improvisar luego sobre una base. El batería marcará el ritmo de la canción, luego ya si eso vuelve a meterle caña a la guitarra. Y tú, teclista, haznos volar otra vez, que tú sabes. Terminaremos el tema un poco más rápido, más rockeros. ¿Todos listos? Vamos“. (Conversacíón ficticia de la banda en el estudio de grabación. Es evidente que los componentes conocen el nombre de su teclista y su batería).

Talking

Tocotó, Tocotó, Tocotó, Tocotó. Vamos, que esto tiene buena pinta. Pillamos el cadillac y nos vamos camino del precipicio, siempre dominados por unas buenas quintas de coleccionista. “You crazy motherfucker” – Es todo lo que necesitas saber.

We All Die

Solo escuchando los primeros acordes queda claro que será la canción más larga del disco. Es que se venir. Pero estas canciones tienen algo bueno, algo muy valioso: su estructura. La evolución que va a adquirir este tema será de clase teórica musical. Me juego el cuello. Empieza tranquila, pero pronto comienza a coger la fuerza necesaria. La balada es pura y convincente, y su estribillo un regalo. Cuando termina vuelve a dar paso a la paz inicial, como una montaña rusa: sabes que terminará y comenzará tranquila, pero cuidado con el trayecto.

Bamboo Jr.

Vamos con lo instrumental. Momento de cerrar los ojos para llegar al clímax adecuado. Llevamos tres minutos y la cosa sigue. No hay atisbo de que las voces vayan a unirse en algún momento. Relajémonos entonces. Métete en la primera web de viajes que veas y compra el primer billete de avión a la India. El que salga mañana, da igual. Esta canción te acompañará (feliz) durante todo el vuelo.

My Expansive Awareness

Ok. Título homónimo. Esto acaba. Ahora My Expansive Awareness suenan instrumentalmente folk, aunque las voces se mantienen fieles a su estilo. Parece un buen final para tanta heterogeneidad. Tres minutos en los que se canta “I Feel Free Every Morning” como el himno que debería pertenecer a esta generación.


Conclusión

Going Nowhere, parafraseando a la letra de su última canción, es un disco para escucharlo y “sentirse libre cada mañana”. En él conviven estilos tan variados y marcados como la psicodelia, el folk, el rock y el reggae. Juntos crean un combinado de canciones con mucha personalidad y dominadas por un rock espacial palpable.

Un álbum de contrastes, en el que el optimismo gana enteros para dominar gran parte de sus letras. Algo que se agradece en este mundo cada vez más oscuro.

En definitiva, My Expansive Awareness estrenan un trabajo bastante convincente. Un LP listo para traspasar fronteras. Y eso que no lo hemos escuchado en vinilo, formato en el que (seguro) escalará un peldaño más.


By Ray Vegas