En primer lugar dejadme que aclare algo, uno no acude a un concierto de Crystal Fighters, uno se va de fiesta a un concierto de Crystal Fighters. Lo de estos tipos es increíble, qué manera de conectar con el público, qué manera de hacerlo vibrar y dar absolutamente todo, como si con cada salto pudieran rozar el hippiesco cielo dispuesto por esta pedazo de banda.

Is Tropical abría el concierto en la Riviera, esa sala tan madrileña como el río que la cobija, los aledaños iban llenándose y el indio-celvesa hacía su Agosto.

Los teloneros, con sendas camisetas de Madrid y Atleti, representaban los  equipazos que pisarán en unos días el estadio Da Luz. ¿Qué tal lo hicieron? Como cabía de esperar, cumplieron de gran manera con su cometido. Dejaron el horno calentito con buenos temas seguidos de su exitazo “Dancing Anymore“.

Los preámbulos a la fiesta seguían de la mano de un par de musculados percusionistas que daban caña a algún tipo de instrumento trival mientras los integrantes iban tomando posiciones.

Todo estaba listo y claro, como tantas veces ocurre, pasó lo que tenía que pasar, llegó EL FIESTÓN.

Era su segunda noche consecutiva tocando en Madrid, mismo lugar, mismas canciones, mismo desparrame de energía, temazos y buen rollo.

Con un público sumisamente entregado desde la primera canción, demasiado frenético como para plantearse en algún momento por qué carajo iban a dejar de botar, los temas fueron servidos como quien lanza un chuletón a perros hambrientos.

Desde canciones de su enorme último álbum, que no ha parado de sonar en todo el año (Eventos, promos, anuncios, garitos, feisbuques…sí, tu también has pensado en ella escuchando You & I) a otras más antiguas que ya se han convertido en verdaderos himnos como “Champion Sound“, “Plage“, “At Home“… Tras el Bis volvieron con la aclamadísima “I Love London

No existe queja posible, el ambiente fue espectacular, pogos multitudinarios, gargantas desgañitándose en cada estribillo, las cantantes, que parecían estar más guapas que nunca (Ellie Fletcher, me has robado el corazón), y un largo etcétera de circunstancias especiales.

¿La Música? hace tiempo me comentaba un amigo músico la dificultad de sonar “a disco” en concierto. De transmitir al directo la calidad de sonido de un disco, resultante de cientos de horas en estudios de grabación y edición.

Cuando alguien es bueno en algo, lo hace parecer fácil para quien no lo es. Pues bien, Crystal Fighters hace pensar que esto de bordar las canciones es realmente sencillo. Enormes.

Desde Wake And Listen, agradecemos a Crystal Fighters darle tanto valor a lo que la música en directo representa: entrega, buena música y conexión con el público.

Y a vosotros, si lo que buscáis es una gran fiesta, ya sabéis a quien buscar.

By @cubesp