warpaint live

El pasado sábado, no pudimos asistir al concierto de Warpaint en Madrid. Por suerte, teníamos una bala en la recámara: nuestro colaborador más indolente. Él estuvo allí. Esto es lo que vivió:

El sábado, me enamoré de Theresa Wayman.

En ocasiones cambiaba de amor platónico, cuando mis ojos se centraban en Jenny Lee Lindberg. Pero, preferí abandonar esa visión por respeto a su matrimonio.

warpaint madrid directo

La sensualidad instantánea en el concierto de Warpaint en Madrid fluyó desde la intro, confirmándose a los pocos segundos de comenzar “Keep it Healthy“.

Más tarde hubo un entretiempo mas bien flojo en términos de directo debido a temas que retrayeron al publico a la ensoñación

warpaint directo

Luego, otra trepada con “Biggy“.

Love Is To Die” trajo, con su primera linea de bajo, un escalofrío aún superior que en el álbum. Fue una sensorial y fatua bacanal. Terminó con un arreglo hecho para su versión en directo. Sublime,singular y sexy.

Billie Holliday“, voluptuosidad hasta un nivel hiriente, bajó el pulso del directo, pero yo lo disfruté. Aplaudir supuso un sobresfuerzo para mi corazón ralentizado.

theresa wayman

Drive” y sus arranques de belleza, que crecían hasta erguirse magníficos sobre las bases sinuosas, aceleró al publico revolucionando el ambiente. Detrás, un tío gritaba como si fuese una adolescente.

warpaint madrid

Hubo un tiempo para descansar antes de los bises. Emily se adelantó al resto del grupo para tocar en solitario “Baby“. Me apuñaló. Aquí y allá se llamaba al silencio.

theresa wayman

Y llegó un punto en que se podía percibir hasta el zumbido de la corriente atravesando cables y altavoces. Emily se llevó mi ímpetu y mi voluntad de salir de fiesta.

warpaint madrid

Bees” y “Elephants“, sonaron en un cierre que no actuó de traca final y que estaba encajado entre el gran nivel del resto del concierto. Y así terminó, viéndome tentado de esperarlas en la puerta.

warpaint madrid

Crónica y fotos by Fer de Torres Valentí.

PD: Nuestro colaborador quiere aprovechar la mayor repercusión del medio para instar a Theresa Wayman a dejar a James Blake: “Theresa, James es un soso, vente conmigo”.