Crónica y fotografías by María Delso

—–

Otro año, otro final de verano, otra vez con las pilas cargadas, el GetMAD! Festival consiguió juntarnos durante un fin de semana de potencia. Igual que el año pasado, en el Ochoymedio, con un cartel formado por algunas de las bandas más esperadas de 2019.

Aunque se escuchara por las calles que el cartel del sábado era infinitamente mejor al del viernes -especialmente a los fervientes fans de Motorpsycho y Together Pangea-, nosotros que estuvimos ahí, os aseguramos que las bandas del viernes no tuvieron nada que envidiar a las del sábado y que, ambos días, sobrepasaron nuestras expectativas.

 

GetMAD! Festival 2019 – Crónica

 

Viernes, 13 de septiembre

 

Con la actuación de El Grajo, Bad Sports, Los Nastys, Radioactivity, Gang of Four, Night Beats, Drahla y Las Morsas fue un día que a priori parecía más tranquilo que el sábado, pero nada más lejos de la realidad.

El festival comenzó con El Grajo seguido de Bad Sports en una sala todavía en calma en la que la gente podía bailar y beberse una cerveza tranquilamente con canciones como “Un proceso lento”, “¡Que te mejores!” del Grajo o “Can’t just be friends”, “Teenage Girls” de Bad Sports.

Los Nastys nos sorprendieron en el escenario a las 20:30, con la energía y vitalidad de siempre en un concierto totalmente improvisado -todo hay que decirlo, enhorabuena- tocando sus últimos hits “Los Autos Locos”, “Ahora te puedes marchar” o “Veneno de serpiente”. Terminaron el concierto con la frase “el garaje es una mierda, ¡Feliz Navidad!”, dando gracias al Mad Cool y el número de teléfono de Luis para quien le quiera llamar (666 666 666).

Como era de esperar, la energía de Radioactivity no dejó al público frío con canciones como “World of Pleasure”, “Silence” o “Infected” que nos hicieron saltar y gritar hasta tener que ir al final de la sala porque casi me parten una oreja.

Gang of Four, con un directo que nos dejo ojipláticos, fue el gran descubrimiento de este día. Cuando pensábamos que no podía ser mejor, lo era, y así sucesivamente hasta que acabaron tocando el microondas con una guitarra o rompiendo una guitarra contra un microondas -como lo queráis ver-. El espíritu garajero, la rebeldía, las ganas de vivir, el odio y el amor impregnaron la sala durante una hora sin dejar a nadie indemne. Después de este concierto todo el mundo quería hacer el amor o partir la cara a quien correspondiera, no lo sabemos a ciencia cierta.

La banda más esperada del día, Night Beats, con su estilo mezclado entre psicodelia, garage y rock con toques de folk (especialmente por su atuendo) conquistó nuestro corazón igual que su disco Who sold my generation. Danny “Lee Blackwell” dejó el listón muy alto con un directo maravilloso plasmado de complicidad y sudor.

Finalmente, el día cerró con Drahla, banda inglesa que estuvieron de teloneros con Metz y que como ya nos habían anticipado, nos dieron más de un buen momento y Las Morsas tocando su exquisita y estricta música en la Wurlitzer Ballroom.

 

Sábado, 14 de septiembre

 

Con la actuación de Danger, Jacuzzi Boys, The Soft Moon, Motorpsycho, Together Pangea y Cuello lo dimos todo, total, ya era el final.

Danger abrieron la jornada con energía.

A continuación nos pudimos reencontrar de nuevo con nuestros queridos amigos latino-americanos, Jacuzzi Boys. Gabriel Alcalá, Diego Monasterios y Danny Gonzales, tocaron temas como el famoso “Glazin’” o “Planet of the Dreamers”, en un concierto en el que otra vez más, nos demostraron que todo seguía igual, que su espíritu era irrompible. Os esperamos pronto por aquí, por favor.

The Soft Moon nos dejaron en un placentero estado de ensoñación.

Y no tuvimos que esperar mucho para disfrutar del directo de Motorpsycho, nada más y nada menos que dos horas para deleitarnos con su música. Demostrando el manejo impoluto de sus guitarras y haciéndonos llegar hasta una quinta dimensión en la que todavía no habíamos estado, Bent Saether, Hans Magnus y Tomas Jarmyr dejaron la sala impregnada de emociones varias, lágrimas, luces verdes y ansiedad por la espera de volver a verles algún día.

A Together Pangea les tocaba cerrar la edición de GetMAD! en Ochoymedio, y por supuesto no defraudaron. El cuarteto agradeció a Holy Cuervo su apoyo durante estos años y desplegaron un directo potente y melódico que removió al público de las primeras filas gracias a canciones tan celebradas como “Badillac”, “Money On It” o “Sick Shit”.

Con Cuello terminó todo hasta el 2020.  La banda lo dio todo en la Wurli mientras terminábamos nuestro último whisky con agua.

Os queremos.