Por Paula Pérez

El pasado viernes Madrid contó con el mejor de los planes para dar la bienvenida al fin de semana, un concierto que podría resumirse en: Melenas, la Sala El Sol y “Ahora”. Tres ingredientes más que suficientes que al mezclarse dieron como resultado un combinado con sabor a jangle-pop, ritmos electrónicos y motorik. Sin duda, un cóctel con el que el grupo de navarras consiguieron entonar a la perfección no solo sus instrumentos sino también a todos los asistentes, a quienes dejaron con muy buen sabor de boca.

La noche la abrió como telonera la artista Llúcia Pla y la continuaron las más que esperadas Melenas con una emoción arrolladora, que compartieron con el público en todo momento con confidencias como “estamos muy felices de estar aquí”, “qué ilusión veros”, “sois un subidón, dais mucho gusto”.

Agradecimientos, ganas, honestidad y humor, que no dudaron en sacar a relucir cuando surgieron pequeños problemas técnicos del directo, como cuando se enredó el pelo de la bajista en las cuerdas del instrumento y decidió acompañado de un “atrapada por el rock”. Todo esto de la mano de sintetizadores y unos visuales hipnóticos y ligeramente psicodélicos, que no podían dibujar mejor la situación parpadeante de la sala: todo el mundo saltando al ritmo de temas como Ahora, con el que iniciaron el concierto, Desde 1986, Tú y yo o Flor de la frontera, hit que introdujeron a modo de ritual “pop-akelarre”.

Aunque la sala no solo tuvo la oportunidad de disfrutar del Ahora de Melenas, también pudo hacerlo de su pasado, viajando a temas como No puedo pensar, de su segundo disco (Días raros), y hasta a destinos más fríos con su Osa Polar, la aclamada versión que lanzaron en 2021 de Eisbär, uno de los temas del clásico grupo de los 80 Grauzone.

Después del viaje polar consiguieron subir el termómetro con temas como Bang y con una conga que acabó fundiéndose entre el público, mientras sonaba el famoso tema de Gloria Estefan (Conga) y se formaba una serpiente interminable con la que se ponía fin al show. Un show más que enérgico a la par que íntimo que esperamos se repita muy pronto.

Melenas sala el sol