mejores-discos-nacionales-2016

El otro día hablaba Maldini en la radio, le tocaba valorar los cuatro mejores futbolistas de la historia del Real Madrid. Una tarea ardua, complicada debido a la cantidad de extraordinarios futbolistas que han pasado por el conjunto blanco. Comenzaba señalando a Raúl y Gento, dos almas del equipo madrileño, y completaban la lista Cristiano Ronaldo y Di Stéfano, números 2 y 1 respectivamente. Era un top que nos llevaba a reflexión, ya que en él podían haber estado incluidos jugadores de, objetivamente, mayor calidad. Hablamos de Zidane, de Ronaldo Nazario, de Figo… Todos ellos superan a Raúl y Gento en cuanto a técnica, pero ¿quién discute que su influencia en el tiempo dentro del Real Madrid es incomparable?

La reflexión que mostraba era clara: si nos fijáramos exclusivamente en la calidad estaríamos equivocados. Como remarcábamos en la lista de mejores discos internacionales, hay que tener en cuenta muchos más factores además de la técnica musical. La influencia en el tiempo, la originalidad o el interés que han despertado también son puntos importantes. Si se aúnan todos, quizás daremos con los álbumes que realmente merecen un hueco en nuestra colección.

Valorándolos y repasando 2016 con esas premisas, estos fueron los…


Los 21 mejores discos nacionales de 2016


21. El Lado Oscuro De La Broca – Poderosa

Los zamoranos se confirman como discípulos aventajados de Triángulo De Amor Bizarro o El Columpio Asesino, presentando su candidatura para ocupar el olimpo del noise con toques shoegaze español.

Poderosa es un disco con intenciones muy claras: Entrar en tu cuerpo de manera salvaje.

En “Cartas Al Apóstol” lo hacen directamente, sin intermediarios, y quemando zapatilla a base de bien, mientras que para “Frenética” tienen el apoyo de la voz de Maria G. Mieres.

A pesar de su corta duración, la estructura del disco está muy bien planteada, lo que hace que las canciones suenen muy cohesionadas.

Una creación ambiciosa con la que El Lado Oscuro De La Broca espera ascender y seguir creciendo con el paso de los años.

*By Daniel Santamaría

 


20. Las Bistecs – Oferta

Posiblemente sea uno de los debuts cuya publicación causaba más disparidad de opiniones este 2016. A Las Bistecs o las amas o las odias, es complicado encontrar a alguien cuya reacción a su música sea neutral. Comenzaron dejando huella desde sus primeros “Señoras Bien”, “Universio” o “HDA”, de manera que las expectativas respecto a Oferta estaban bien altas.

El humor sigue siendo su principal baza y se mantienen fieles al espíritu que ellas mismas autodenominaron desde el principio como “electrodisgusting”. Destacan “Eurofiestón” y “Problemas”, pero por encima de todos los temas encontramos “DJ Bicha”. Se trata de un rap pegadizo cuya letra roza la magnificencia gracias a su sencillez y honestidad: <<Nada más aterrizar fue a la puerta’l Coachella “estos se van a enterar ¡les voy a pinchar Camela!” Y la niña así siguió, con sus CD’s del 2003 y las modernas exclamaban “oh my God, you’re the best!”>>. Tampoco podemos cerrar los ojos ante la referencia al poeta Antonio Machado en “Caminante”, siguiendo el hilo de la lírica de Oferta.

Este es otro disco que debe presenciarse en directo para captar el cien por cien de su esencia.

*By Lara Fernández

19. Taburete – Dr. Charas

Taburete entran en la lista como “la banda de la que seguro has oído hablar por temas que nada tienen que ver con la música”. Los madrileños apuestan en Dr. Charas por la continuidad del sonido de su primer disco: pop/rock de siempre con sabor a Sudamérica. “Sirenas” se convierte en el tema insignia de un trabajo que no cuesta digerir, sabe bien con la primera escucha.

9 canciones en las que hay tiempo para escuchar las influencias de Fito (“El Fin“), momentos para vagar por el desierto en busca de agua (“Dr. Charas“) y encontrar un hit que sonará en las radios de todo el país el próximo verano (“Kaiserlautern“). En 2017 llenarán el Palacio de los Deportes, un paso adelante para una banda que ya hizo lo propio, y por partida doble, en La Riviera hace unos meses.

*By Ray Vegas

18. Holy Bouncer – Hippie Girl Lover

Ritmos sesenteros y setenteros, una voz que podría liderar AC/DC y mucha psicodelia rockandrolizada. Lo de Holy Bouncer va a ser grande, si no lo es ya, y en su primer disco, Hippie Girl Lover, dejan bien claro que no van de farol. Canciones capaces de alargarse hasta los ocho minutos y medio (“Madeland“) entran en juego con otras piezas salvajes (“My Mother Is A Yonkie“) que podrían firmar los Kings Of Leon más añejos.

En total, 10 temas que suenan mejor en vinilo y que entrarían en juego al caer la noche en Woodstock ’69.

*By Ray Vegas

17. El Último Vecino – VOCES

Los ochenta nunca se fueron con El Último Vecino. Con el electro-pop que muestran en Voces, la senda que iniciaron con su primer disco se alarga hasta terminar por asentarse. Sus nueve canciones invitan a bailar en un sitio oscuro, con el sonido del disco a todo volumen. Así podrás hacerlo con hits inalterables como “Antes de Conocerme” y “La Entera Mitad“.

Si tienes una fiesta en este 2017, ya sabes qué música debe sonar en tu playlist.

*By Ray Vegas

16. Hinds – Leave Me Alone

Nuestra banda más internacional terminó por explotar definitivamente a comienzos de 2016. Fue con Leave Me Alone, su primer disco de estudio, un trabajo que les permitió recorrerse todo el mundo, actuar de nuevo en Glastonbury y aparecer en uno de los programas más importantes de la televisión americana. En su disco reina el garage-pop de melodías naturales con sabor dulce. Los riffs siempre estarán apoyando a la guitarra rítmica, encargada de acordes adictivos como los de “Castigadas en el Granero“, “Warts” o “San Diego“. Un álbum que ya es historia de nuestra música.

Hinds terminarán el 7 de enero en casa una gira que les ha hecho ganarse por méritos propios el nombre de “la banda nacional con más kilómetros por tierra, mar y aire”.

*By Ray Vegas

15. Club del Río – Un Sol Dentro

Era difícil superar aquel debut con el que se destaparon en 2014. Club del Río volvían en 2016 con un disco con (de nuevo) grandes influencias sudamericanas. Canciones para escuchar en una hamaca mientras se disfruta de una puesta de sol. Así es Un Sol Dentro, un disco excelente a nivel musical (vientos, percusión, guitarras, piano…) que no cuenta únicamente con canciones tranquilas como “Montaña“, “Terciopelo“, “Condición” o “Materia Gris“. A mitad de disco, la oscuridad de “Famélico” y el in crescendo de “Guateque” vuelve a ponernos los pies sobre la tierra. Es en “Nigeria” y “Estampida” donde no puedes evitar ponerte a bailar.

Diferentes estados de ánimo combinados en un disco original y que hay que guardar como un tesoro.

*By Ray Vegas

14. Los Nastys – Noche de Fantasmas

Todo llega, y la publicación del primer disco de Los Nastys queda fijado como uno de los momentos a recordar de 2016. Malasaña estaría orgullosa de haber visto nacer, crecer y reproducirse a una banda como ellos. En Noche de Fantasmas no pierden el espíritu garagero y continúan ensañándose con las guitarras sin escrúpulos. Prueba de ello es ese “Never Digas Never” inicial con el que dan paso a un camino rápido hacia el desenfreno. Es con el estribillo de “Baby“cuando nos encontramos con uno de los himnos del año, y con “La Lenta” se llega al destino sin habernos topado con apenas baches.

Si hubiera que poner un pero, sería el no encontrar en él algunos de los temas de sus anteriores EP’s. Canciones potentes y con alma que habrían encajado a la perfección y que no deberían caer en el olvido.

*By Ray Vegas

13. Papa Topo – Ópalo Negro

Su primer LP llegó pisando tan fuerte que casi rompe la pista de baile, y es que mucho han evolucionado Papa Topo con el tiempo; poco tiene que ver Ópalo Negro con “Oso Panda” o “Lo Que Me Gusta Del Verano Es Poder Tomar Helado”.

Comienzan el disco con una Obertura instrumental que puede descolocar a aquellos con ideas preconcebidas al respecto. Ópalo Negro se caracteriza por el contraste: el toque disco que la producción de Guille Milkyway ha aportado a “Sangre En Los Zapatos (Mi Amor)” se mezcla con el bolero de “Joana” y también con otros temas de ska, punk y –por supuesto- pop. No solamente se atreven con la disparidad estilística, sino también con la lingüística: la preciosa “Davall Ses Flors Des Taronger” se muestra más íntima aún al ser cantada en mallorquín e incluso se lanzan con el francés en “Je Suis Un Monstre”.

El visionado de Papá Topo en directo es obligatorio. Las agujetas de bailar, al día siguiente, prácticamente también.

*By Lara Fernández

12. Las Ruinas – 100% Maximum Heavy Pop

El mismo título del disco reseña de forma breve y concisa el último trabajo de Las Ruinas: 100% Maximum Heavy Pop.

Las letras del séptimo largo de este trío asentado en Barcelona vuelven a estar cargadas de ironía, ira e incluso rencor; todo ello para retratar la cotidianeidad de una forma que solamente Edu Chirinos es capaz de lograr. Puros latigazos de realidad que hacen reflexionar a todo aquél que se preste a escuchar con atención.

Es fácil ver que el 100% Maximum Heavy Pop se divide en dos partes. La primera hace honor a su vertiente más garagera e incluso punk: “Estafa Nacional” o “Necesito Saber” lo ejemplifican a la perfección. Contrariamente, en la segunda predomina el pop (“Me Quedo En Casa”) incluso con pinceladas tropicales en “Raíces Negras”. Sea como fuere, parece claro que Siesta Mayor (2015) hizo la función de puente entre sus anteriores trabajos y el sonido limpio que han logrado en 100% Maximum Heavy Pop; un ejemplo de ello sería la outro cuidadosamente pulida de “Te Hace Falta Color”.

En definitiva, un disco redondo que gana con cada escucha y fascina en el directo.

*By Lara Fernández

11. Mourn – Ha, Ha, He

No es muy común que un grupo de punk rock alternativo lance su primer disco cuando ninguno de sus integrantes alcanza la mayoría de edad. Es menos común aún que su disco triunfe entre público y crítica a las primeras de cambio. Lo que ya es extraordinario, es que ese grupo fiche por un sello del nivel de Captured Tracks, y se recorran medio mundo tocando en festivales de la talla del Primavera Sound o Pitchfork Chicago.

Mourn son una de las grandes esperanzas del rock nacional, y con “Ha, Ha, He” demuestran que les queda cuerda para rato. El trabajo nacía con muchas incertidumbres, y problemas legales con su discográfica española, que por suerte, se lograron solventar finalmente.

Hay algún tema que ya conocíamos, como “Gertrudis, Get Through This!” que prolonga el sonido de su debut, con un bajo espectacular. También tenemos cortes aún más punk: “Irrational Friend” “Evil Dead”… todas de una duración bastante cortita.

Buena continuación con la que consiguen que les sigamos la pista atentos a su siguiente movimiento.

*By Daniel Santamaría


10. The Parrots – Los Niños Sin Miedo

2016 fue, por fin, su año. El de su debut discográfico, el de una pequeña reinvención a través de sus influencias más psicodélicas. Con Los Niños Sin Miedo dan el paso hacia una madurez de sonido muy prometedora. Así suena la bobdylianaThe Road That Brings You Home” o la homónima “Los Niños Sin Miedo“. Canciones de corte más lento, pero igual de intensas.

Los Parrots son Los Parrots de siempre en “Let’s Do It Again“, “Casper” y “E.A Presley“, hacen aparecer su lado oscuro en “Jame Gumb” y crean himnos con “No Me Gustas, Te Quiero“. En el fin son 10 canciones de garage, pero en el fondo son un conglomerado de géneros ejecutados con un desparpajo sobresaliente. Malasaña es suyo, y la conquista del resto del mundo (empezando por Reino Unido) está en camino.

*By Ray Vegas

9. Novedades Carminha – Campeones del Mundo

No exageramos si afirmamos que Campeones del Mundo es un disco casi perfecto. Todas y cada una de sus canciones están hechas con cariño, con mimo, como la misma “Cariñito“. La guitarra limpia se vuelve a convertir en la seña de identidad de Novedades Carminha. Los 10 temas que forman el disco son notables y la sensación de aprobación se mantiene a lo largo del mismo.

Quizás falte un tema insignia, un rompepistas que destaque por encima del resto. Pero encontrarlo se muestra como una tarea complicada porque, como ya hemos afirmado, los 10 temas en su conjunto y por separado rozan el sobresaliente.

*By Ray Vegas

8. Doble Pletina – Así Es Como Escapó

Tres años han tardado estos barceloneses en deleitarnos con su segundo disco, pero la espera definitivamente ha valido la pena. Así Es Como Escapó sigue fiel al pop melancólico que caracteriza a Doble Pletina pero, en esta ocasión, han aprovechado para pasar de puntillas por el mundo de la electrónica; mediante sencillos sintes aportan esas pinceladas en canciones como “Llenamos Vacíos”.

Las letras, sencillas y directas (una de ellas, “Tiquet”, incluso en catalán), son una de las principales causas que hacen al Así Es Como Escapó merecedor de más de una (y dos, y tres) escuchas. A día de hoy, con una vergonzosa cantidad de escuchas a las espaldas, aún siguen deslumbrándome con su “¿En qué momento sabrás que te aburres conmigo? ¿Y cuál será el detonante que haga que sueñes la vida sin mí?” de “Electrobolero”. El contraste entre las voces hace, si cabe, más especial el disco. Ideal para escuchar los domingos de infusión y manta.

Etiquetar a Doble Pletina es una labor tan imposible como innecesaria; ellos van a su ritmo y a su aire, fórmula que por el momento parece funcionarles a la perfección. Y ojalá siga así durante mucho, mucho tiempo.

*By Lara Fernández

7. Quique González – Me Mata Si Me Necesitas

Es un disco corto, de 35 minutos, pero que cuida cada uno de sus acordes. Quique González vuelve a contar con Los Detectives como los aliados que cualquier cantautor querría. En Me Mata Si Me Necesitas demuestra con contundencia que es un genio de las letras, la base de todas sus canciones. Podría cambiarle el ritmo a todas ellas, pero seguirían conservando ese “nosequé” que te hacen convertirte en un apasionado de su rock and roll.

Hay fiebre por Quique González, sus seguidores aumentan por minutos. Y es que el placer de escuchar “Charo” y “Sangre en el Marcador“, entre muchas otras, termina por rematar un disco formado por 10 canciones que luchan por decirte que las guitarras nunca tendrán un rival a su altura.

*By Ray Vegas

6. Agorazein – Siempre

Ellos mismos lo dicen. Se dedican a la música por amor al arte, excepto C. Tangana que ya vive de ella. Con Siempre, AGZ volvieron a reinventarse con un sonido más trapero, más del siglo XXI. Porque si hay algo que les apasiona es buscar el sonido perfecto, indagar qué suena en la costa oeste de los Estados Unidos y aplicarlo a su música.

Esa progresión se puede sentir en temas como “To Pue’ Ser“, “Qué Pasará” o “Golfi“. Quince canciones que se coronan con los “100k Pasos” de un conjunto que tiene todos los ingredientes para sonar (y gustar) en todo el mundo. Si hubieran nacido en Chicago y no fueran tan castizos, otro gallo cantaría.

*By Ray Vegas

5. Rusos Blancos – Museo del Romanticismo

No sería ninguna locura afirmar que se trata del disco más sincero de los de Torrelavega hasta el momento, que ya es decir.  Contrariamente a lo que pueda darse a entender por el título, no tiene un ápice de romanticismo; por lo menos no del que estaría en un museo.

Los polifacéticos Rusos Blancos se han atrevido, en esta ocasión, incluso con versos rapeados (sin abandonar nunca su base pop). Parecen haber dejado de lado esa vertiente más electrónica -la que dejaron ver en Crocanti-, pero no el extremismo a la hora de sentir. Puntada a puntada hilvanan a la perfección la mediocridad que invade las vidas amorosas contemporáneas. No dejan ni un cabo suelto: desde tragos de Jäger hasta ansiolíticos, pasando por sexo triste y mañanas de depresión. Es un disco a manejar con precaución: de la misma forma que las melodías se pegan al cerebro, las letras se abren paso hasta algún punto del pecho que solamente ellos han sabido encontrar.

Hecho cuidadosamente para bailar llorando, Museo del Romanticismo podría tratarse del trabajo cumbre de Rusos Blancos.

*By Lara Fernández

4. Espanto – Fruta y Verdura

El nuevo trabajo de Espanto es una representación de maravillosa estética sobre un mundo que solamente puede tener cabida en la imaginación. Este universo paralelo echa sus raíces en la naturaleza (bosques y selvas), no se rige por ningún ente superior que no sea la muerte y, por supuesto, se mantiene totalmente al margen de las normas socialmente estipuladas. “Mal Salvaje” lo refleja de una forma tan brutal y directa que es imposible elegir una sola frase que citar.

A golpe de synth pop, Fruta y Verdura intenta reflejar una sociedad de seres no del todo humanos (como en el caso de “Insecto”), elementos no correspondidos con lo que se consideraría lógico (“Atravesado Por El Rayo”) e incluso algo tan simple como la rutina (“La Selva”). Las letras -calculadas al milímetro- fluyen fácilmente a través de teclados, sintes y sonidos que podrían sorprender pero, de tan bien encajados, parecen ir de su mano.

<<Dejarás de existir, bostezará el universo, alguien dirá “qué complicada es la vida” y morirás>>, reza la canción que abre Fruta y Verdura. El hecho de morir podría ser el final de algo, pero está demostrado que es el comienzo de otras cosas: de este tremendo disco, por ejemplo.

*By Lara Fernández

3. Belako – Hamen

2016 ha sido el año de consagración de Belako. Con Hamen han logrado subir al olimpo de artistas nacionales, y ofrecer sus primeros conciertos realmente multitudinarios. BBK Live, Bime, Vida Festival… así hasta ser el tercer grupo español más solicitado este verano.

Hamen es mucho más maduro que su debut, y más variado. Tintes oscuros electrónicos unidos a guitarrazos conviven en armonía en “Mum”, y tampoco les importa bajar de revoluciones para entregarnos “Something To Adore”, mucho más reposada.

Mientras que “Key” y “Monster” han desembocado en innumerables pogos durante este verano, otros temas épicos como “Track Sei” parecen resumir a la perfección su trayectoria.

También incluyen una cover de “Sinnerman”, en la que mezclan controladoras e instrumentos tradicionales. Se nota que Belako empiezan a tener una mirada propia, y que incluso ya pueden transmitirla a canciones de otros artistas.

Agradable confirmación de un trabajo bien hecho, que nos ha acompañado durante gran parte del año, y del que ya esperamos su continuación.

*By Daniel Santamaría

2. Leiva – Monstruos

Leiva ya no es un spin off de Pereza. Es LEIVA, un nombre que se ha ganado con mucho trabajo y carretera desde que la banda rompiera hace unos años. Con Monstruos, su tercer disco en solitario, volvió a crear una obra para enmarcar. Doce canciones que ganan una décima más con cada escucha. Comandadas por “Sincercidio”, intensificadas por “Electricidad” y “Guerra Mundial”, y llevándolas a lo alto con “Breaking Bad”.

Ya llena el Palacio de los Deportes sin despeinarse, dejando a muchos de sus fans fuera. Quien sabe si dentro de unos años, ese Bernabéu que le observaba curioso telonear a Bruce Springsteen, le abra sus puertas para un directo principal en el que Madrid le dé las gracias por todas sus letras.

*By Ray Vegas

1. Triángulo de Amor Bizarro – Salve Discordia

Un  disco que comienza con el verso “niña, no es demasiado tarde para romper un par de cristales de los que quieren aprovecharse” no merece otra posición que la primera en este top discos nacionales del año 2016. Se nota que Triángulo de Amor Bizarro son de los que disfrutan renovándose con cada trabajo, eso sí, sin traicionar jamás esa potente estridencia, esas letras incisivas y esa cohesión que les reafirma como uno de los grupos cumbre del panorama.

Jamás había importado menos la imposibilidad de entender con exactitud de qué tratan sus letras, pues de hecho tienen tantas interpretaciones como cada uno se proponga. Salve Discordia deja, en conjunto, un regusto complicado de definir: melancólico sin aparentar debilidad (“Barca Quemada”) y a su vez vigoroso pero no por ello prepotente (“Nuestro Siglo Fnord”). La estridente conjunción de riffs pegadizos, solos majestuosos, percusiones directas, líneas de bajo hipnotizantes y sintes absorbentes está magistralmente cerrada con la que unos cuantos consideramos su pieza clave; lo que da sentido al Salve Discordia: “O Salve Eris”.

Mediante este trabajo y con una gran producción a las espaldas han logrado crear un diamante bruto que transmite una sensación única; demuestran que “fuerza” y “hermosura” pueden ir y van de la mano.

*By Lara Fernández