2017 ha sido el año de las grandes vueltas. La de Queens Of The Stone Age, Slowdive, Fleet Foxes, The National o The War On Drugs. Un año en el que el rap se ha consolidado como el género con más potencial del momento, y en el que la música en directo ha vuelto a situarse como la forma de entretenimiento más rentable de la industria.

Hay mucho de que hablar. Hay mucha música nueva que debe nutrir nuestros oídos. Pónganse cómodos, aquí comienza el repaso a los mejores discos de 2017. 50 álbumes que nos sorprendieron, emocionaron o dejaron boquiabiertos. Hay de todo, y para todos.

Comienza el viaje.

 

Los 50 mejores discos de 2017


 

50.  Courtney Barnett & Kurt Vile – Lotta Sea Ice

Puede que las primeras palabras que emerjan al vislumbrar este proyecto sean “química” o “complicidad”. Y aunque es verdad que las hay a montones, es conveniente decir que este disco tiene mucho más de Kurt que de Courtney. Quizás se echa algo en falta la enérgica guitarra de la australiana en los momentos en los que el bueno de Kurt se hace con el timón del barco.

Lo que es seguro, es que aunque en ocasiones falte un poco de zapatilla, el disco cuenta con momentos perfectos para ilustrar cualquier tarde paseando por una playa perdida de la costa americana. Lo mejor, sus trabajadas guitarras.

Canciones destacadas: “Over Everything”, “Let It Go”, “Continental Breakfast” y “Blue Cheese”.

By: Daniel Santamaría


49.  The Black Angels – Death Song

El lado más hardcore de la psicodelia vuelve a hacernos una visita en este 2017 dispuesto a taladrar nuestro cerebro a base de guitarrazos infinitos.  Sin duda es un LP violento, pensado para saltar como si no hubiera mañana.  Eso sí, nunca se descuidan los momentos lisérgicos marca de la casa, ya que si por algo destacan The Black Angels es por ser una de las primeras aerolíneas en cuanto a viajes ácidos se refiere.

Canciones destacadas: “Currency”, “I’d Kill For Her”, “Half Believing” y “I Dreamt”.

By: Daniel Santamaría


48.  The Drums – Abysmal Thoughts

No hace mucho tiempo, había un grupo de Brooklyn  que nos hacía desear el verano con todas nuestras fuerzas para ir a la playa más cercana y coger todas las olas posibles en compañía de nuestro walkman. Ese grupo era The Drums , y vinieron acompañados de debut realmente refrescante, que sonaba algo así como si Morrissey  se hubiera pasado medio año surfeando en california y componiendo en sus ratos libres.

Han tenido que pasar muchos años para que Jonathan Pierce vuelva a reencontrarse con esas sensaciones mediante “Abysmal Thoughts”, un disco realmente refrescante que bucea a través de toda la trayectoria de los neoyorkinos. The Drums han vuelto para quedarse.

Canciones destacadas: “Mirror”, “Blood In My Belt”, “Heart Basel” y “Rich Kids”.

By: Daniel Santamaría


47.  Queens Of The Stone Age – Villains

El séptimo álbum de estudio de los chicos de Palm Dessert ha venido para reconciliarles con el gran público. Pese a su aura de machotes, en este LP producido por Mark Ronson se pueden escuchar pasajes más melódicos y ágiles. Desde luego es un paso hacia un espectro más amplio de oyentes que sus habituales tonos áridos.

Pese al aspecto de tipos duros de la banda, su líder, Josh Homme dijo una vez “El Rock debe ser lo suficientemente heavy para los tíos y suficientemente dulce para las chicas”. Esta parece ser la piedra angular sobre la que gira su nueva creación.

Canciones destacadas: “Feet Don’t Fail Me”, “The Way You Used To Do”, “Domesticated Animals” y “Fortress”.

By: Jon Rodríguez


46.  Sufjan Stevens – Planetarium

“Planetarium” surge como un místico proyecto en el que el bueno de Sufjan une fuerzas junto al compositor Nico Muhly y a destacados miembros de The National. El de Michigan vuelve a abrazar fuertemente la folktrónica que tan presente estaba en “The Age of Adz”, pero desplazándola hacia una vertiente más space ambient.

Aunque no roza la excelencia de sus anteriores trabajos, si que atraviesa ciertas fases de notable alto. Todo un viaje por la vía láctea.

Canciones destacadas: “Jupiter”, “Pluto”, “Saturn” y “Mercury”.

By: Daniel Santamaría


45. The World Is A Beautiful Place And I Am No Longer Afraid To Die – Always Foreign

Lo bueno de los foros online es que el acercamiento a la opinión ajena es de fácil acceso; lo malo es precisamente eso mismo. “Always Foreign” está causando auténticos baños de sangre en estas plataformas: un puñado de fans que creen poseer La Verdad Única disparan a matar, olvidando la auténtica función de esta banda conetiquesa y de la música en general.

Es innegable que han decidido no seguir el camino tomado con “Harmlessness” (2015), su disco más reconocido entre las personas de a pie, pero desde luego siguen transmitiendo. El mismo David F. Bello dijo en una rueda de prensa «hay muchos pensamientos de resistencia a lo largo de las canciones, no de una manera que sea estrictamente anti-Trump, sino también abarcando cosas como la supremacía blanca o los elementos de control del estado» pues la composición lírica comenzó cuando el actual presidente de EEUU fue investido como tal, y reconoce que en este álbum se halla un enfado distinto al de anteriores trabajos.

Nunca es tarde para reconciliarse con uno mismo, darle al play unos meses más tarde de su publicación y dejarse cautivar por los once temas que forman “Always Foreign”. Solamente ignorando vocecillas internas que gritan “demasiado emo”, “falta post rock” o demás sandeces se podrá realmente disfrutar de este cuidado, sudado, trabajado e hilado álbum.

Canciones destacadas: “I’ll Make Everything“, “The Future” y “Dillon And Her Son“.

By: Lara Fernández


44. Fazerdaze – Morningside

Pocas veces una portada ha conseguido dar tanto en el clavo. Lo nuevo de Amelia Murray toma una base shoegaze bastante ligerita, y la une directamente con el lugar donde se forman los sueños; un espacio saturado, brillante y dulce. La temática juvenil acompaña a un disco que en contadas ocasiones permite ratos reflexivos y en los que coger una buena toma de aire, bajando una marcha dentro de su gran ritmo.

La joven neozelandesa poco a poco va incorporando más adeptos dispuestos a soñar a su lado. Fazerdaze tiene un gran futuro por delante.

Canciones destacadas: “Last To Sleep”, “Lucky Girl”, “Misread” y “Jennifer”.

By: Daniel Santamaría


43. Jay Som – Everybody Works

El año pasado, recibimos a Mitski, y nos hizo comprobar que el contraste Asia – indie rock producía grandes resultados. Jay Som ha sido una de sus teloneras en los últimos meses, y está comenzando a brillar con luz propia.

Su propuesta es mucho más íntima y pertenece a la rama bedroom pop, un género en el que el artista graba todo el contenido dentro de su propia habitación. A pesar de ello, el disco es todo un recorrido indie pop repleto de guitarras limpias con rehab realmente fresco. Ideal para escucharlo en el bus y sentirte como en casa.

Canciones destacadas: “The Bus Song”, “Remain”, “Baybee” y “Everybody Works”.

By: Daniel Santamaría


42. Hazel English – Just Give In / Never Going Home

En un mundo lleno de caos y ruido, nunca está de más tener localizada una ventana que te lleve a un lugar lleno de paz y color. Parece que ese pequeño mundo se ha estado construyendo durante todos estos años en la cabeza de Hazel English.  Es fácil y lógico pensar que el sonido de su música conecta directamente con sus sueños.

“Just Give In / Never Going Home” respira dream pop y palpita al ritmo de un tierno lo-fi. La primera toma de contacto con Hazel English resulta altamente satisfactoria. La madurez y atención a la variedad de estilos de cara a su próximo LP pueden llevarla al éxito total.

Canciones destacadas: “Other Lives”, “Fix”, “Love Is Dead”, “Never Coming Home” y “Make It Better”.

By: Daniel Santamaría


41. Charly Bliss – Guppy

Desde Nueva York, cuatro chavales nos recuerdan la verdadera esencia del power pop noventero. Su debut, que es extremadamente sobrio y lleno de hits, cuenta con montañas de guitarras pesadas que de vez en cuando descargan punteos al más puro estilo Sleater Kinney. La dureza instrumental contrasta con la dulce voz de su vocalista, que nos hace visionar paisajes repletos de golosinas.

La mezcla además de tener muy buen sabor, te provocará una buena digestión. Imprescindible para todos los fans de Weezer y amantes/devoradores de los ositos haribo.

Canciones destacadas: “Percolator”, “Glitter”, “Black Hole” , “Scare U” y “Ruby”.

By: Daniel Santamaría


 

40.  Fever Ray – Plunge

A todos se nos rompió un poquito nuestro corazoncito indie cuando en 2014 The Knife anunciaban su punto final y separación. Los hermanos suecos siempre se habían mostrado algo escurridizos y reacios respecto a sus apariciones en directo. Algo que por fortuna se estaba revirtiendo, con trabajos que ascendían a la cima de la electrónica experimental  y un directo que arrasaba cada territorio nuevo, como si de unos vikingos se tratase.

El consuelo siempre ha residido en sus proyectos individuales, y ahí Karin Dreijer Andersson ha logrado conseguir que nos reencontremos con sensaciones familiares. “Plunge” es un disco algo más luminoso que sus predecesores espirituales, pero que mantiene ciertas secciones caóticas y tribales marca de la casa.

Puede que en ocasiones echemos algo en falta la voz de Olof Dreijer, pero sus cortes algo más pop lo convierten en una precuela ideal para que cualquier desconocido se tire a la piscina de este universo lleno de máscaras y sintetizadores. Toda una dulce introducción al caos.

Canciones destacadas: “Mustn’t Hurry”, “A Part Of Us”, “This Country” y “To The Moon And Back”.

By: Daniel Santamaría


39.  Protomartyr – Relatives In Descent

Juntar la oscura elegancia de Interpol por un lado, y la vibrante agresividad de Hüsker Dü por el otro, debe dar como resultado algo muy parecido a la propuesta que ofrece Protomartyr. Este último trabajo, más maduro y compensado que los anteriores, descarga altas dosis de post punk hardcore directamente en nuestros oídos.

Todo el disco está cargado de progresiones en las que varios instrumentos rompen con furia en el momento justo. A destacar sus líneas de bajo, que son toda una bendita locura. Escucharlo durante periodos de tiempo prolongados puede producir que aparezcan ciertos moratones en tu cuerpo y la liberación de tus instintos más primarios.

Canciones destacadas: “A Private Understanding”, “My Children”, “Don’t Go To Anacita” y “Half Sister”.

By: Daniel Santamaría


38. Drake – More Life

El bueno de Drake vuelve a colarse una vez más en nuestros reproductores. Esta vez lo consigue con una fresca mixtape que es puro pegamento. Para su creación, se ha rodeado de artistas tan consagrados como Skepta, Kanye West o Travis Scott. Porque ya todos lo sabemos; Drake siempre se mueve en la dirección del viento que sople más fuerte en ese momento.

Y parece que el canadiense ha logrado dominar este papel de veleta musical, ya que en cada nuevo terreno que cruza demuestra que se sabe desenvolver a las mil maravillas. “More Life” No puede faltar en ninguna buena discoteca.

Canciones destacadas: “Passionfruit”, “Get It Together”, “442” y “Glow”.

By: Daniel Santamaría


37.  Mastodon – Emperor Of Sand

Se trata ya del séptimo disco de esta banda de rock progresivo. En él que narran la historia del Emperador de las Arenas (Emperor of Sand) que va siguiendo a un nómada del desierto, que le ha entregado una sentencia de muerte.

Los temas tratan sobre la dualidad de la vida y la muerte, tratándose de un disco muy introspectivo ya que las letras se basan y están dedicadas a amigos y familiares que han tenido o tienen cáncer.

En el disco, nuestro emperador es salvado y muere a la vez, que es lo que consideran ellos que es lo que ocurre cuando pasas un cáncer.

Canciones destacadas: “Show Yourself“, “Precious Stones” y “Steambreather”.

By: Jon Rodríguez


36. Beach Fossils – Somersault

Parece que un género tan asociado a los 80 como es el jangle pop vuelve a estar más de actualidad que nunca. Beach Fossils y Mac DeMarco son sus abanderados más recientes. Mientras que el segundo intenta experimentar en busca de nuevos matices, los primeros se han esforzado en refinar su propio sonido, añadiendo nuevos elementos que consiguen mejorarlo y desprender gran elegancia.

“Somersault” es un disco de historias de 3 chavales, que se dan cuenta de que han dejado de ser unos niños. Su madurez trasciende hasta lo sonoro, ganando más instrumentos. Incluso podemos ver solos de flauta intercalándose con rítmicas guitarras.

La consumación del nuevo jangle pop ya está aquí; una nueva manera de emocionarnos.

Canciones destacadas: “This Year”, “Saint Ivy”, “May 1st” y “Be Nothing”.

By: Daniel Santamaría


35. Broken Social Scene – Hug Of Thunder

Ver al súper-grupo de artistas canadienses sobre un escenario es poco menos que una rara avis. Debe ser complicado juntar a gente como Feist, Kevin Drew o Emily Haines (Metric) para dejar de lado sus múltiples proyectos y componer algo de música juntos.

Y es que Broken Social Scene tiene integrantes suficientes como para montar un equipo de fútbol. Por suerte, han elegido la música, y ya llevan muchos años maravillandonos con un pop barroco made in Canada. En esta ocasión suenan más optimistas y despreocupados, y gracias a su elevado número de integrantes, la cantidad de crescendos, coros y momentos épicos abunda a montones.

Los canadienses mandan un mensaje con su último trabajo: Somos un grupo de amigos que de vez en cuando nos juntamos a divertirnos y hacer lo que mejor sabemos, música.

Canciones destacadas: “Halfway Home”, “Protest Song”, “Stay Happy”, “Hug Of Thunder” y “Victim Lover”.

By: Daniel Santamaría


34. Phoebe Bridgers – Stranger Alps

“Smoke Signals” consigue alzarse como un disco capaz de condensar algunos de los mejores momentos de Sun Kill Moon de una forma dulce y muy grácilmente producida, en la que una voz muy melódica es mecida a través de diferentes arreglos.

A sus 23 años, Phoebe Bridgers narra un precioso viaje a través de sus sentimientos más íntimos y sobre las diferentes formas que percibimos la vida según el tipo de personas que pasan a nuestro lado. Hay varios homenajes y metáforas a artistas recientemente fallecidos como David Bowie o Lemmy Kilmister. Te quebrará el corazón mientras conduces de vuelta a casa en la medianoche.

Canciones destacadas: “Smoke Signals”, “Motion Stickers”, “Funeral”, “Demi Moore” y “You Missed My Heart”.

By: Daniel Santamaría


33. Kevin Morby – City Music

La atmósfera que consigue Kevin Morby en sus composiciones trata al oído como una manta atrapa a tu cuerpo en una fría noche de invierno. En City Music vuelve a presentar una combinación de canciones que aumentan su intensidad a medida que avanzan. Tan envolventes como melódicas, las doce canciones de su cuarto disco forman un todo realmente brillante para escuchar tanto en momentos relajados como animados.

Es en “Aboard My Train” donde se presenta de manera más fidedigna el sonido de Morby. Acordes relajados al inicio y una marcha más una vez que nos adentramos en el tema. Este nuevo trabajo le confirma como una fabrica de ideas, un músico que no puede parar de crear (este es su cuarto disco en apenas cinco años). Le echamos de menos al frente de The Babies, pero en solitario enamora al 100% de su audiencia.

Canciones destacadas: “Aboard My Train“, “Come Back To Me” y “1234“.

By: Ray Vegas


32. Sampha – Process

Cuando te impones en una votación a artistas de la talla de The XX o Kate Tempest, quiere decir que algo debes estar haciendo realmente bien. “Process” ha supuesto el salto al ruedo tras varios años como productor del artista inglés, que ha visto su propuesta recompensada con un Premio Mercury.

Tras trabajar con gente como Frank Ocean, Solange o SBTRKT, parece que Sampha se ha guardado consigo un pequeñito pedazo de cada uno, para luego juntarlos en un mismo disco a modo de puzzle. Un R&B muy compensado y con chispazos de electrónica está presente a lo largo del disco, aunque los momentos sentado en su piano son cuando realmente brilla con luz propia. El disco ideal para motivarte ante un gran proyecto.

Canciones destacadas: “Plastic 100C”, “Blood On Me”, “(No One Knows Me) Like The Piano” y “Incomplete Kisses”.

By: Daniel Santamaría


31. Mac Demarco – This Old Dog

Mac DeMarco vuelve a sorprender con un disco plagado de melodías ensoñadoras y adictivas. Y además ofrece un cambio de estilo respecto a anteriores trabajos, indagando más en teclados sinuosos y con toques de psicodelia. De esta forma no se encasilla en las guitarras más garageras que protagonizaban sus anteriores discos. El “arte” que destila en cada una de sus trece canciones conquista de nuevo a un oyente que tiene ante sí a uno de los músicos más carismáticos de la actualidad.

El canadiense suena mucho más maduro en su renovado sonido, y nos abre una duda a tener en cuenta en un futuro no muy lejano: si con su juventud destila este sabor añejo, ¿qué hará cuando cumpla el medio siglo de edad y vaya por su décimo álbum? Sin duda esperamos ese momento con curiosidad, pero de momento nos quedamos escuchando cada una de sus pedacitos de Cielo en la Tierra.

Canciones destacadas: “On The Level“, “One More Love Song” y “One Another“.

By: Ray Vegas


 

30. Thundercat – Drunk

Close your eyes, it’s chill time. El virtuoso bajista Stephen Bruner se lanza a explorar el terreno funk soul, al que sumando elementos procedentes del jazz fusion, logra darte la sensación de estar en un garito blues de alguna gloriosa época pasada mientras lo escuchas. Close your eyes, it’s chill time. El virtuoso bajista Stephen Bruner se lanza a explorar el terreno funk soul, al que sumando elementos procedentes del jazz fusion, logra darte la sensación de estar en un garito blues de alguna gloriosa época pasada mientras lo escuchas.

Todo el trabajo ofrece una atmósfera enfocada a producir buenas sensaciones y elevarte a las nubes, aunque bien es cierto que muchas veces pisa el acelerador para otorgarnos verdaderos momentos jam session. Cuenta con grandes colaboraciones de artistas como Kendrick Lamar o Flying Lotus. Todo el trabajo ofrece una atmósfera enfocada a producir buenas sensaciones y elevarte a las nubes, aunque bien es cierto que muchas veces pisa el acelerador para otorgarnos verdaderos momentos jam session. Cuenta con grandes colaboraciones de artistas como Kendrick Lamar o Flying Lotus.
Dile a tu amigo porreta que necesita este disco urgentemente en su vida. Dile a tu amigo porreta que necesita este disco urgentemente en su vida.

Canciones destacadas: “A Fan’s Mail (Tron Song Suite II)”, “Show You The Way”, “Walk On By”, “Friendzone” y “Them Changes”.

By: Daniel Santamaría


29. Rolling Blackouts Coastal Fever – The French Press

¿Tú también estás cansado de que la NME te intente encasquetar grupos que apenas saben coger una guitarra? Pues tranquilo, porque en Australia, además de exportar la mayor ola de psicodelia de los últimos tiempos, también han demostrado que cuentan con grupos indie rock que SI merecen la pena.

“The French Press” es un disco cortito (6 canciones) pero que no se anda con tonterías y va directamente al grano. Disfrutarás con unas guitarras y coros super trabajados de esos que te dejan con una sonrisa durante todo el día. En la línea de los primeros Strokes, pero con un leve airecillo soft punk, Rolling Blackouts Coastal Fever son veraniegos y accesibles desde la primera escucha. “

Shame on you NME, shame on you. Shame on you NME, shame on you.

Canciones destacadas: “French Press” , “Julie’s Place”, “Sick Bug” y “Fountain Of Good Fortune”.

By: Daniel Santamaría


28. Waxahatchee – Out In The Storm

Os juro que por mucho tiempo que pase, siempre me veo obligado a googlear el nombre artístico de Katie Crutchfield. Pero bien, ahora pongámonos serios; lo que más me gusta de “Out In The Storm”, es que Katie parece conducir un coche en el que en cada canción viaja a través de paisajes bien diferentes. A veces intenta colarse levemente en el shoegaze, otras ocasiones cruza puentes lo-fi, y finalmente regresa al indie folk, su verdadero hogar.

En cada terreno que explora siempre demuestra una gran personalidad y utiliza el mismo tema como trasfondo: Una dolorosa ruptura amorosa. Necesita ser urgentemente incluido en la próxima película de Sofía Coppola.

Canciones destacadas: “Never Been Wrong”, “8 Ball”, “Silver” y “Sparks Fly”.

By: Daniel Santamaría


27. Mount Kimbie – Love What Survives

Echábamos de menos esa electrónica metálica que se mete por el oído y se queda para siempre. Habían pasado cuatro años desde el último trabajo de los británicos y parecía difícil superarlo (o incluso llegar a su nivel), pero los seguidores más fieles de la banda saben que el dúo siempre guarda un as bajo la manga.

Mount Kimbie hacen bailar con bucles infinitos y crean en el oyente un sentimiento de sinestesia que pocos artistas consiguen. Solo tienes que tomarte tu tiempo, cerrar los ojos y sentir cada uno de sus beats. El resto será dejarte llevar.

Canciones destacadas: “Blue Train Lines“, “We Go Home Together” y “Marilyn“.

By: Ray Vegas


26- Liam Gallagher – As You Were

El primer álbum en solitario de Liam Gallagher fue tan inesperado como bien recibido. No se contaba con que el pequeño de los Gallagher devolviera a su voz al nivel con el que se desmarcaba a finales de los 90 al frente de Oasis. Tampoco lo ha conseguido en As You Were, pero sí que se nota una mejoría evidente respecto a otras épocas. Ahora no parece tan lejana la sensación de un Liam llenando estadios. Con su carisma intacto y su chulería por bandera, presenta canciones que van desde las baladas más melancólicas (“Chinatown”) hasta piezas del rock ‘n’ roll que nunca debería perderse (“Wall Of Glass”). Juntas forman un conglomerado sólido de rock británico muy necesario en estos tiempos que corren.

Mientras esperamos al reencuentro que paralizará al mundo, nos quedamos con una premisa: Liam es único, y su figura renace en su primer trabajo. Mientras esperamos al reencuentro que paralizará al mundo, nos quedamos con una premisa: Liam es único, y su figura renace en su primer trabajo.

Canciones destacadas: “Paper Crown“, “For What It’s Worth” y “Chinatown“.

By: Ray Vegas


25. Japanese Breakfast – Soft Sounds From Another Planet

El segundo largo en la ascendente carrera de Japanese Breakfast bien podría servir para ilustrar a la futurista Blade Runner. Su sonido parece el canto de esperanza en medio de un futuro distópico, narrado a través de unas letras que cuentan romances con androides o sensaciones de otros planetas.

Resulta muy gratificante sentir que a pesar del caos de géneros que habitan el disco (dream pop, space pop, electrónica…) suene realmente como un conjunto bien cohesionado e impregnado de un aire conceptual. Todo está hecho con mimo y paciencia, un cariño y mimo que salta por los aires en sus secciones de saxo, guitarras groovy o teclados de otras dimensiones.

La música perfecta para enamorar a un replicante. La música perfecta para enamorar a un replicante.

Canciones destacadas: “Diving Woman”, “Road Head”, “Machinist”, “Boyhish” y “12 Steps”.

By: Daniel Santamaría


24. Ariel Pink – Dedicated to Bobby Jameson

Aunque tus días se hagan cada vez más cuesta arriba, tu jefe te vacile sin piedad y tu crush pase de tí, siempre tendrás el pequeño mundo de Ariel Pink para refugiarte. Un entorno multicolor, sin reglas e impregnado de ácido, en el que todo está diseñado para hacerte sentir BIEN.

Ariel Pink autoproduce un pequeño relato dedicado al incomprendido y ya fallecido Bobby Jameson, que está completamente plagado de inevitables reminiscencias al pop setentero, pero transportadas a la psicodelia y rock progresivo actual de la forma más anárquica posible.

Ten cuidado, un exceso de escuchas prolongado puede producir que acabes cagando skittles. Ten cuidado, un exceso de escuchas prolongado puede producir que acabes cagando skittles.

Canciones destacadas: “Time To Meet Your God”, “Feels Like Heaven”, “Dedicated To Bobby Jameson”, “Another Weekend” y “Kitchen Witch”.

By: Daniel Santamaría


23. King Krule – The OOZ

Descarada juventud y una actitud propia de un hombre bien entrado en la cuarentena. Tanto al nivel de sonido como de personalidad. King Krule regresaba tras cuatro años en silencio con el hype por las nubes y la esperanza de que su cabeza no hubiera cambiado durante este tiempo. No tanto por sus pensamientos sino por su creatividad, una creatividad desbordante muy complicada de ver en el año 2017. Su extraordinaria forma de combinar diferentes estilos como el jazz o el rock le sitúan como uno de los referentes en esto de la música moderna.

En The OOZ, y a través de sus (nada más y nada menos) diecinueve nuevas canciones, se despacha a gusto y con paso firme. Avisamos: no es para cualquier oído, pero si sabes apreciarlo estarás ante algo grandioso.

Canciones destacadas: “Baby Blue“, “Dum Surfer” y “La Lune“.

By: Ray Vegas


22. Girpool – Powerplant

La consumación del sonido de un grupo de adolescentes que ha crecido bajo la estética de Ghost World emerge con potencia en “Powerplant”.

En esta ocasión, las jovencísimas Cleo y Harmony (apenas pasan de la veintena de años) incorporan a sus filas un batería que sirve de ayuda para que su característico folk punk, crezca, madure, y pase con nota sus estudios superiores. También hay caramelos bañados en un dulce shoegaze.

Queda claro que aunque pasen los años, siempre tendrán los dorados 90 entre ceja y ceja. Queda claro que aunque pasen los años, siempre tendrán los dorados 90 entre ceja y ceja.

Canciones destacadas: “123”, “Kiss and Burn”, “Powerplant” y “It Gets More Blue”.

By: Daniel Santamaría


21. (Sandy) Alex G – Rocket


Sonar cutre es todo un arte. El lo-fi siempre se ha alejado de las grandes producciones y sonidos súper envolventes. Lo verdaderamente mágico es que gracias a esto consigue sonar como una música mucho más real y palpable.

Alex G demuestra que ya es uno de los grandes del género con un disco que se divide en dos partes: La primera con influencias country y unas preciosas letras íntimas, mientras que la segunda se inspira en la folktrónica.

A pesar de seguir en el terreno lo-fi, suena más grandilocuente que nunca, lo cual tiene mucho mérito.

Canciones destacadas: “Proud”, “Country”, “Bobby”, “Witch” y “Sportlife”.

By: Daniel Santamaría

 

20. Fleet Foxes – Crack Up

Databa de 2011 el último trabajo de la banda liderada por Robin Pecknold. En Helplessness Blues se habían marcado un disco redondo, por lo que las expectativas puestas en su nuevo material estaban por las nubes. Pero no se alarmen, todo salió a pedir de boca, en Crack Up siguieron fieles al sonido que les hizo grandes, tirando de guitarras acústicas y creando universos en los que perderse mientras se asiste a una eterna puesta de sol.

Porque Fleet Foxes son eso: relajación. Un grupo que desprende sensibilidad en cada uno de sus temas, elaborados con todo detalle. Incluso en algunos momentos nos sorprenden con instrumentos de  viento que le dan el toque perfecto a ese momento del tema. Encontrarse con canciones como “Third Of May / Ōdaigahara” revitaliza. No es ninguna frase hecha, pruébenlo en sus casas, dedicándole toda su atención, y lo comprobarán. Qué demonios, pónganse las once canciones de Crack Up y recréense en sus pensamientos durante casi una hora.

Canciones destacadas: “Third Of May / Ōdaigahara“, “If You Need To, Keep Time on Me“.

By: Ray Vegas


19. Hoops – Routines

Escuchar la primera creación de Hoops produce una sensación de nostalgia parecida a desenterrar tus viejas cintas VHS. De hecho, si cierras los ojos, es posible que puedas vislumbrar aquellas imágenes granuladas, en ocasiones pobladas de rayas, que tanta autenticidad tenían.

Su sonido está pensado para alcanzar esa sensación lo-fi tan palpable como onírica. Hay mucho dream pop, yacht rock y shoegaze en el álbum, aunque quizás su referencia más directa sean DIIV.

Viaja en primera línea a los 80 más cyberpunk.

Canciones destacadas: “Sun’s Out”, “Rules”, “Benjals” , “On Letting Go” y “The Way Luv Is”.

By: Daniel Santamaría


18. Alvvays – Antisocialities

Han pasado ya 3 años desde que una ola emergió desde Toronto y desembocó en nuestras playas, mezclando la estética jangle pop de aquellos noventeros Teenage Fanclub con sonidos alternativos algo más actuales como Camera Obscura.

Alvvays era un grupo tremendamente dulce con todo lo necesario para triunfar. Sin embargo, han preferido tomarse su tiempo y perfeccionar su segundo LP que dejarse llevar por las buenas críticas y alargar el chicle. De esta forma han conseguido nuevas canciones realmente pegadizas y memorables, en las que se muestran más seguros y maduros instrumentalmente, mientras que la voz de Molly Rankin sigue endulzando cada composición.

Los surfistas también tienen su corazoncito.

Canciones destacadas: “In Undertow”, “Dreams Tonite”, “Plimsoll Punks”, “Not My Baby” y “Lollipop (Ode To Jim)”.

By: Daniel Santamaría


17. Kelly Lee Owens – Kelly Lee Owens

Pongamos como ejemplo una joven chica galesa, que, cansada de la monotonía del indie rock, decide abrir su mente hacia sonidos más inexplorados. Pongamos que se fija en los primeros sonidos de Grimes. Pensemos que decide asistir al Sonar y aquellos oscuros beats electrónicos se clavan en su alma. Ahora imaginemos que mezcla todos estos ingredientes con un gusto exquisito, en su justa medida.

El resultado sonaría bastante parecido al debut de Kelly Lee Owens, una de las nuevas sensaciones del dream pop electrónico. Todo el trabajo cuenta con un ritmo muy marcado y constante, sin sobresaltos, lo que sumado a sus delicados beats, puede hacer que escucharlo se convierta en una experiencia casi onírica.

Pocas veces lo undergound ha sabido tan bien.

Canciones destacadas: “S.O”, “Anxi.”, “Lucid”, “Throwing Lines” y “8”.

By: Daniel Santamaría


16. Pond – The Weather

Parece ser que en Australia han descubierto la receta perfecta para cocinar discos psicodélicos. No sabemos si las playas de Perth conectan con alguna dimensión desconocida, o si el consumo de LSD por habitante se ha disparado en los últimos años. Pero si a esto le sumamos a un Kevin Parker en estado de gracia a cargo de la producción, la receta se vuelve aún mucho más sabrosa.

La locura que tomó posesión de Tame Impala en “Currents” se eleva a la máxima potencia, por lo que “The Weather” no ofrece un término medio, o te encanta o no lo soportas. Si eres de los que disfrutas con cada acorde de “Let It Happen”, aquí encontrarás una locura más bailable y lisérgica aún si cabe, pero que el bueno de Kevin se asegura de guiar con mano firme.

Subidón garantizado aunque suene un lunes en tu oficina.

Canciones destacadas: “30000 Megatons”, “Sweep Me Off My Feet”, “Paint Me Silver”, “Colder Than Ice” y “The Weather”.

By: Daniel Santamaría


15. Arca – Arca

Estás advertido, si decides adentrarte en el particular mundo de Arca, te vas a encontrar con sonidos oscuros y melancólicos, color carbón navideño.

La confianza que otorgan las numerosas colaboraciones con artistas de primer nivel como Kanye West o Bjork, ha facilitado que Alejandro Ghersi entregue un nuevo proyecto mucho más personal e introspectivo. Esta implicación resalta con una novedad muy importante: Por primera vez el artista venezolano pone la voz en sus propias composiciones. Su disco dibuja una oscura senda por todo su subconsciente, en el que encontramos confesiones sexuales o traumas pasados. Electrónica experimental puramente densa y emocional.

“Aquí están mi voz y mis entrañas, sois libres de juzgarlas” comentó el propio Alejandro tras su publicación.

Canciones destacadas: “Piel”, “Anoche”, “Reverie”, “Coraje” y “Desafío”.

By: Daniel Santamaría


14. The xx – I See You

“I See You”, el tercer álbum de The xx, es un canto a la amistad y una celebración de la vida entre amigos. Había mucha expectación con el nuevo trabajo de la joven banda de Londres y se puede decir que han estado más que a la altura. Romy Madley Croft, Oliver Sim y Jamie Smith no sólo han madurado, sino que han sabido hacerlo y lo han hecho de manera sobresaliente.

El resultado ha sido un disco muy disfrutable en pista y en la intimidad de una habitación, con melodías trabajadas que suenan totalmente relajadas e invitan a dejarse llevar.

Todos los saltos dan miedo y a la banda británica le tocaba dar el suyo.

Canciones destacadas: “Dangerous”, “Say Something Loving”, “Lips”, “On Hold” y “Replica”.

By: Marieta Zubeldia


13. Marika Hackman – I’m Not Your Man

Hacerse un nombre dentro del mundillo alternativo siempre es complicado. Marika Hackman inició su andadura en la música acompañada por Cara Delevigne. Poco a poco comenzó a crear sus primeras composiciones, y lo que empezaba como un hobby se acabó tornando en un primer disco de corte folk pop, suave y digerible.

Quien iba a imaginar que con un giro de guión puramente tarantiniano, la joven inglesa se soltase el pelo y decidiera grabar un disco con algunos de los momentos garage rock más disfrutables de los últimos años. The Big Moon tienen el honor de poner el instrumental en esta variada fiesta que de vez en cuando mira con alegría su pasado folkie más reposado.

El acompañamiento ideal para una tarde de café y libros.

Canciones destacadas: “Boyfriend”, “Good Intentions”, “My Lover Cindy”, “Violet” y “Cigarette”.

By: Daniel Santamaría


12.  Julien Baker – Turn Out The Lights

Como un triple ganador sobre la bocina; así ha entrado “Turn Out The Lights” en nuestro top. Es fácil sucumbir a su espectacular y envolvente voz mientras porta su guitarra envuelta en melodías de piano. Y con esto ya conoces casi todos los ingredientes de su segundo disco; son pocos, pero la forma de combinarlos, hace que cada canción de la joven norteamericana desprenda luz y fe.

Escucharlo de principio a fin, produce una envolvente experiencia, en la que sentirás que te encuentras a solas con Julien en una oscurecida  habitación, mientras te cuenta sus secretos más íntimos.A lo largo del trayecto también hay unos cuantos crescendos de voz que te pondrán completamente la piel de gallina.

El disco perfecto para irte a dormir con una lagrimilla en el rostro.

Canciones destacadas: “Over”, “Appointments”, “Turn Out The Lights”, “Sour Breath” y “Televangelist”.

By: Daniel Santamaría


11. Tyler, The Creator – Flower Boy

Aún recuerdo con tremendo cariño el concierto de Tyler, The Creator en el Primavera Sound 2015. Y sobre todo recuerdo la imagen del foso al finalizar el concierto: móviles perdidos, la gente moviéndose de un lado a otro buscando sus pertenencias y el sentimiento general de haber vivido un maravilloso caos. Y es que así son los directos del rapero, un descontrol que hay que sentir al menos una vez en la vida.

Su nuevo álbum, Flower Boy, es su disco mejor producido. Catorce canciones entre las que destacan sus cuidadas bases, y en las que divisamos una ganadora: “Ain’t Got Time”, la canción en la que rechazó colaborar Kanye West. Craso error por parte de West no haber dejado su sello en un tema tan redondo. En el resto de canciones nos movemos entre un abrumador bajo, tan de la cosecha de Tyler, y teclados arítmicos y con gancho.  Juntos forman un disco que se gana por derecho propio el ser considerado uno de los mejores discos de hip hop de la presente década.

Canciones destacadas: “Who Dat Boy“, “Ain’t Got Time“.

By: Ray Vegas


 

10.  The National – Sleep Well Beast

Por fin podemos erguirnos, echarnos alcohol en las rodillas y dejar de suplicar porque, tras cuatro años, The National han decidido deleitar al mundo entero con su séptimo disco.

Los primeros adelantos de “Sleep Well Beast” consiguieron desconcertar a más de uno pero, como siempre y con las escuchas, ya es innegable el hecho de que The National han sido, son y serán una máquina perfectamente engrasada. Su sonido y lírica evoluciona a medida que ellos lo hacen; en este nuevo largo trabajan con detalles como voces femeninas en los coros o más elementos electrónicos.

Tampoco dejan de lado los ya empleados ritmos acelerados y letras mediante las que logran crear esa característica conexión emocional con el oyente. Una sensación parecida a la de volver a casa después de mucho tiempo.

Canciones destacadas: “Day I Die”, “The System Only Dreams In Total Darkness”, “Guilty Party”, “Dark Side Of The Gym” y “Sleep Well Beast”.

By: Lara Fernández


9. St. Vincent – Masseduction

El quinto álbum de estudio de la Americana St. Vincent ha sido el éxito más rutilante de su carrera y su primer top ten en el billboard americano. Y no es de casualidad, ya nos avisa con el nombre del disco que es una arma de seducción masiva… hasta su ex-novia Cara Delevingne pone voces de fondo para conquistarnos.

Grabadas en Manhattan, las canciones son un compendio de sexo, melancolía, poder y muerte, un buen mejunje para un martini de domingo por la mañana. “Masseduction” es la culminación de años de escribir mezclado con las canciones que Clark (así se llama en realidad la artista) va grabando en notas de voz, mensajes de texto y retales juntado para la ocasión después de años de carretera.

Esto influye en los muchos palos que toca,incluyendo pop futurístico, new wave o electro pop con algún toque de psicodelia.

Canciones destacadas: “New York”, “Pills” y “Los Ageless

By: Jon Rodríguez


8.  The War On Drugs – A Deeper Understanding

Parecía complicado superar las alabanzas que recibió su anterior trabajo, “Lost In The Dream” (2014), por parte de la prensa mundial. Pero, manteniéndose fiel al sonido que Granduciel y los suyos llevan defendiendo durante cuatro largos, han conseguido reinventarse y crear el –me aventuro a decir- mejor disco de su carrera musical.

“A Deeper Understanding” puede ser costoso de asimilar al principio, por x o por y, pero cuando el cerebro logra focalizarse por separado en los arreglos de guitarra, los ecos, y las embelesantes melodías que los sintetizadores desprenden… podría decirse que es el momento en el que se capta esa esencia que los artistas han trabajado por plasmar. Y a partir de entonces este viaje de hora y poco se disfruta más.

Quien iba a decir que un punteo de guitarra podría hacerte llorar.

Canciones destacadas: “Up All Night”, “Pain”, “Holding On”, “Strangest Thing” y “Thinking Of A Place”.

By: Lara Fernández


7.  Björk – Utopia

Tras más de 25 años de exitosa carrera, Björk intenta el más difícil todavía. “Utopia” continúa la senda experimental iniciada en “Vulnicura” y la lleva varios pasos hacia el horizonte.

La artista dispone de 14 lienzos en blanco, sobre los que poco a poco, va pintando con su voz y flauta un aire dulce y enternecedor que resulta casi propio de un cuento de los Hermanos Grimm. Posteriormente, se les aplica unos oscuros e inquietantes retoques bajo la supervisión de Arca.

El artista venezolano vuelve a realizar labores de producción, aportando unas bases electrónicas de tremenda calidad y que forman un contraste de sonidos casi utópico entre luz y oscuridad.

Dos visiones igual de ambiciosas que fluyen en armonía durante más de una hora.

Canciones destacadas: “Arisen My Senses”, “Blissing Me”, “The Gate”, “Courtship” y “The Loss”.

By: Daniel Santamaría


6. Mount Eerie – A Crow Looked At Me

El nuevo disco de Phil Elverum (más conocido por ser el líder de The Microphones) traspasa el reproductor y golpea bien fuerte tu corazón con su triste historia.

Todo el álbum se concentra alrededor de la reciente muerte de su esposa a causa de cáncer. 11 suaves canciones de corte folk muy intimista narran los primeros días tras el fallecimiento, y en definitiva, cómo se afronta la pérdida de un ser querido. La totalidad del disco fue grabado en su propio dormitorio y con los instrumentos que solía utilizar su compañera sentimental.

No esperes estribillos o trabajadísimas guitarras, sino una historia real en la que compartirás dolor con un protagonista que saca todo lo que lleva dentro.Una experiencia muy personal  que vivirá por siempre. Pocas veces se ha sentido tanto dolor en un disco.

Canciones destacadas: “Real Death”,”Seaweed”, “Ravens”, “Forest Fire” y “Crow”.

By: Daniel Santamaría


5. BROCKHAMPTON – SATURATION

Rap del siglo XXI sin pelos en la lengua. Este colectivo multiracial, liderado por Kevin Abstract, fue capaz de publicar sus primeros dos discos en apenas un mes. Y además lograron algo aún más complicado: que los dos fueran una auténtica pieza de coleccionista en cuanto a bases y rimas. Si tuviéramos que quedarnos con uno, tarea arduo complicada, nos quedaríamos con el primero. Por su inesperada llegada y por el aire fresco que le daban al género, algo que no pasaba desde la irrupción de Odd Future.

En SATURATION pasamos de la intensidad más apabullante, en “HEAT”, a momentos de pura calma, como en el caso de “FACE”. Esta versatilidad abre a la banda un abanico de posibilidades infinitas, pudiendo pasar del rap más directo (el de toda la vida) al RnB más suave. Eso sí, en directo son más de lo primero, de dar a su público una lección de cómo tirar abajo una sala.

Canciones destacadas: “HEAT“, “GOLD“, “FACE” y “STAR“.

By: Ray Vegas


4. LCD Soundsytem – American Dream

Era uno de los regresos más esperados de 2017. Casi nadie hace unos años habría apostado por que James Murphy y los suyos volvieran a las andadas, parecía que todo había acabado en aquel magnífico concierto en el Madison Square Garden con el que la banda se despedía “para siempre” en 2011. Pero finalmente lo hicieron, y con un álbum que cerró la boca a más de uno que había pronosticado su fracaso. ¿Volvían por temas de dinero? No, demostraron que tenían algo más que regalarle al mundo, nuevas canciones con las que sorprender a su fiel público.

En American Dream se sobrepasa la hora de escucha sin apenas notarlo. Buena parte de culpa tienen alguna de sus kilométricas canciones, sobre todo las dos últimas, cuya duración en ambos casos supera los diez minutos. Tardan en arrancar, pero la electrónica de los americanos es así, cocinada a fuego lento. Hablamos de inicios calmados, repetitivos, una mera preparación para lo que está por llegar: una rotura de dimensiones épicas. Y si algo han conseguido es algo por lo que lucha cualquier banda que se precie: tener un sonido propio. Al escuchar los primeros segundos de alguna de sus canciones es saber que les pertenece, y eso es una cualidad que consiguen unos pocos, solo los elegidos.

Canciones destacadas: “tonite“, “call the police” y “how do you sleep?“.

By: Ray Vegas


3. Lorde – Melodrama

Todo fueron buenas palabras para Lorde con “Pure Heroine” (2013) y, tras su segundo largo, ha dejado a prensa y fans mudos. La magia en este disco se halla en la naturalidad con la que esta joven neozelandesa desnuda su corazón ante todo el que quiera escuchar.

Habla de ella, habla de ti, habla de mí, habla de tu vecino; da voz a toda una generación. Como bien dice una persona muy sabia que conozco «Melodrama es el final de una fiesta y el comienzo de otra, es dejar tu zona de confort para convertir el mundo en tu hogar, es irte de casa para volver siendo otra, todo ha cambiado y tú ya no sabes quién eres, […] aunque también es no sacarte nunca el carnet de conducir, es encontrarte borracha un lunes a las cuatro de la tarde, […] es confundir la pastilla de dormir con un Ibuprofeno e ir a trabajar drogada.»

Así nos adentramos en el podio de los mejores discos del año: entrelazando un electropop emocional con baladas demoledoras, ambos perfectamente hilados por la producción de Jack Antonoff. Lorde asciende a lo más alto de la escena mainstream.

Canciones destacadas: “Green Light”, “Homemade Dynamite”, “Liability”, “Supercut” y “Perfect Places”.

By: Lara Fernández


2. Kendrick Lamar – Damn

2017 será recordado como el año en el que los grandes raperos empezaron a ser considerados como las nuevas grandes estrellas del rock. Y gran parte del mérito lo tiene “Damn”.

El último trabajo de Kendrick Lamar demuestra que el rap es mucho más que un género nacido en la calle; es un mundo propio increíblemente grande y con multitud de variables, que van desde el lado más urbano y directo del trap hasta el pop más accesible y pegadizo.

Las colaboraciones del disco también ejemplifican esta revolución: Voces referentes en las principales radios como Rihanna o artistas que nunca te esperarías encontrar en un disco de hip hop como Bono de U2. Como siempre, las letras y la producción son de primer nivel, y ojo, hasta se permiten probar cosas nuevas en la cara final del disco, donde se encuentran los temas de más larga duración.

Kendrick es el nuevo rey.

Canciones destacadas: “DNA.“, “LOYALTY“, “PRIDE“, “HUMBLE“, “LOVE” y “FEAR“.

By: Daniel Santamaría


1. Slowdive – Slowdive

Reino Unido, año 1989. Surge un nuevo género musical a espaldas de los coloridos videoclips que pueblan MTV y la radio. The Velvet Underground o The Jesus And Mary Chain han conseguido con el paso de los años construir una generación preocupada por vivir el presente y más sensibilizada que nunca.

Estos tímidos chicos se suben a un escenario, pero no muestran para nada una carismática actitud rockstar; se miran a los zapatos mientras tocan. Esta introvertida personalidad acabaría formando parte del propio nombre del movimiento: Ha nacido el Shoegaze. Nunca unas guitarras sonaron tan ruidosas. Nunca cada rasgueo de cuerdas sonaba con tantos efectos… Reverb, flanger… era complicado hasta para los propios músicos recordar todos sobre el escenario.

 

Slowdive eran uno de los grupos más queridos dentro del género, su “Soulvaki” aún es recordado como uno de los mejores viajes espaciales de los últimos 20 años, y el incomprendido “Pygnalion” sentó las bases de cómo hacer un álbum de dream pop ambiental, rompiendo toda concepción rockera posible. Sin embargo, el sueño del shoegaze poco a poco se fue apagando, mientras las separaciones de sus integrantes se contaban a pares. Slowdive también se rompió, dejando a muchos fans tristes por no haber experimentado su música en directo, junto la creatividad que se dejaba atrás.

Tras unos cuantos años con un shoegaze huérfano, esperando con ansia nuevos representantes, surge un movimiento revival (esta vez proveniente desde Estados Unidos) que contiene nombres como DIIV, Deerhunter, The Pains Of Being Pure At Heart o Ceremony, que le ofrecen un aire renovado. Poco a poco las históricas formaciones del Reino Unido comunican sus esperados comebacks, y en 2014, Slowdive también proclama su vuelta a los ruedos.

El Renacimiento

Tras un par de años girando por el mundo, Neil Halstead y compañía se meten de vuelta al estudio con la intención de publicar un nuevo disco. Hay muchas dudas en el aire, ya que han pasado muchos años separados y la experiencia dice que en estos casos la historia no suele acabar bien. Por suerte, no decepcionan, vuelven por todo lo alto.

“Slowdive” supone un puente perfecto entre el noventero sonido mostrado por los de Reading en los años 90, y la nueva ola revival de la costa estadounidense. Su sonido es jodidamente auténtico; no se han perdido en la electrónica, no han vendido su alma al diablo, siguen siendo aquellos tímidos jóvenes que inspiraron a una generación. A lo largo de 8 canciones tendrás la sensación de recibir pequeñas pinceladas nostálgicas: El mágico y ensoñador dream pop de Cocteau Twins en “Slomo” las guitarras noisy de Sonic Youth pero plagadas de muchos más efectos en “Everyone Knows” o el misticismo de My Bloody Valentine en “Don’t Know Why”. Las 8 piezas rebosan un cariño y cualidad que quedarán guardados para siempre. Para nosotros, ha sido el mejor disco del 2017.

By: Daniel Santamaría