bon iver canciones

Estamos acostumbrados a que canción nos cuente una historia y nos evoque sensaciones diferentes, pero muchas veces olvidamos las historias que hay detrás de cada composición. En Bon Iver hay muchísimos relatos y detalles ocultos en cada pieza.

Los discos de Justin Vernon narran etapas y momentos duros de su vida. Desde rupturas amorosas que dejan un hueco casi irreparable en el corazón, hasta la ansiedad debida a las consecuencias de un éxito difícil de sobrellevar.

Intentar ubicar sus canciones por separado de mejor a peor es una tarea dura, pues cada disco representa un planeta diferente dentro de su universo particular. Aun así, hay melodías que por mucho que pasen los años, permanecen en nuestra memoria y merecen ser destacadas.

Este es, siempre según nuestra opinión, el top 10 de canciones de Bon Iver.

 

Las 10 mejores canciones de Bon Iver


10. 666 ʇ

22, A Million fue el último trabajo de Bon Iver y contó con amantes y detractores casi a partes iguales. Su llegada supuso una ruptura total con su anterior sonido para dar paso hacia una electrónica minimalista en la que el único elemento en común era el vocoder que altera ligeramente su voz. Para nosotros, el tercer disco siempre es una prueba de fuego para cualquier artista, y en esta ocasión supuso un soplo de aire fresco en la carrera de Justin Vernon, que lejos de intentar acomodarse en un estilo, dio un paso hacia delante. Algunas canciones consiguieron brillar de manera especial, como “666 ʇ” que nos habla de ansiedad y errores pasados.

 

9. Beth/ Rest

Si escuchas un LP de Bon Iver, hay una cosa que debes tener clara: No puedes relajarte con sus finales. Lejos de tocar tres acordes y entonar un “adiós muy buenas” para cerrar, el punto y final de sus obras retuerce su sonido para llevarlo hacia otro lugar completamente diferente, haciendo que te preguntes si tu reproductor se ha desconectado, y lo que estás oyendo en realidad es la radio con otro artista diferente. “Beth/Rest” portaba un estilo muy ochentero y melódico. Su letra habla de un amor del que resulta imposible desprenderse aunque cause mucho dolor.

 

8. 33 “GOD”

Volvemos de nuevo al último disco, esta vez para sumergirnos en un in crescendo memorable, y que cuenta con gran multitud de samples, entre los que destaca la voz de Paolo Nutini en “Iron Sky”. Se ha convertido en una de las canciones más coreadas en sus últimos conciertos.

 

7. Holocene

Podría decirse que el sonido de “Holocene” evoca un gran y verde paisaje desolado después una tormenta. Su tono y letra la convierten en una canción ideal para escuchar a solas y que invita a la auto-exploración interior. Destacamos dos cosas: El impecable falsetto de Justin Vernon, que llega a cotas muy altas, y la maravillosa capacidad que tiene la canción para que, durando casi seis minutos, acabes con la sensación de que han sido únicamente dos.

 

6. Flume

Flume” desprende fragilidad hasta con su nombre. Marca el comienzo del brillante primer disco de Justin, y supone una conmovedora carta de presentación. A pesar de su intimismo, cuenta con un estribillo ciertamente pegadizo.

 

5. The Wolves (Act I and II)

Si alguien me preguntara qué canciones habitan mi reproductor después de una ruptura amorosa “The Wolves (Act I and II)” sin duda sería de las más reproducidas. Visceral, rabiosa, pero realmente bella. Su letra se pregunta todo lo que se hubiera perdido al distanciarse de aquella persona especial. En esta ocasión elegimos su versión en directo.

 

4. Towers

Bueno, ¿Ya está bien de hablar de tristeza y corazones rotos no? En medio de todo este drama, “Towers” te anima a levantarte y seguir hacia delante. Su riff de guitarra nos acompaña fielmente hasta soltarnos la mano para que caigamos de lleno en su épico final.

 

3. Skinny Love

La explosión definitiva y el salto al estrellato. Estamos seguros de que has escuchado “Skinny Love” más de 500 veces sumando la multitud de series en las que aparece, o las innumerables ocasiones en las que ha sido versionada por otros artistas. Parece ser que ni el propio Justin se imaginaba el éxito de esta canción, pues ni cuenta con un videoclip oficial. A pesar de haber sido entonada tantas veces, no debemos de olvidar que nos encontramos ante una canción fantástica. El tema por excelencia que cantaríamos a nuestro primer gran amor pasado. De nuevo nos quedamos con su versión en directo.

 

2. For Emma

Que los coros de “For Emma” son historia de la música reciente es una realidad indiscutible. No puedes negar que sientes escalofríos cada vez que llega su punto alto y las trompetas hacen acto de presencia. Una carta de amor que rebosa puro folk.

 

1. Perth/ Minnesota, Wi

Y llegamos al final de nuestro top. Tras un disco debut en el que Justin Vernon emergía en solitario, acompañado únicamente de su guitarra en la mayoría de ocasiones, llegó la madurez.  Se expandió la misma fórmula, a la que introdujo una enorme variedad de nuevos elementos sonoros, llegando a parecer una orquesta en ocasiones. Este gran salto nos pilló a todos por sorpresa y viene marcado por “Preth” que contiene la rabia de “The Wolves (Act I and II)”, la fragilidad de “Flume” y el poderío de “Skinny Love”.

Está unida a la también excelente “Minnesota, Wi”, que cuenta con una forma distinta, mucho más oscura, en la que destaca su potente bajo. Juntas, forman un contraste luz/oscuridad que merece llevarse el primer puesto.


Menciones Especiales: “re:stacks”, “Wash.” Y “00000 Million”.


By Daniel Santamaría