Jeff Magnum es la razón por la que existió y existe (anunciaron su reencuentro hace unos meses) Neutral Milk Hotel, uno de los grupos clave de finales de los 90. El vocalista, guitarrista y letrista de la banda es “el hombre tranquilo”, desde la disolución en el grupo en 1998 se ha dejado ver en ocasiones contadas pero, amigos, 2013 es el año de su vuelta y 2014 será cuando le veamos en concierto en el Primavera Sound y podremos tachar una cosa de la lista de cosas que hacer antes de morir.

Su segundo y último álbum de estudio, “In The Aeroplane Over The Sea“, fue publicado en 1998 y las críticas fueron extraordinarias considerándolo uno de los mejores discos de la historia. Años después aún sigue dando que hablar. En 2008, coincidiendo con su 10º aniversario, fue el 6º vinilo más vendido y las influencias siguen aflorando en grupos de la actualidad.

Las 11 canciones que forman el disco son como una sola. El minimalismo es evidente, apenas una guitarra acústica, la voz de Jeff Magnum y de vez en cuando algunos arreglos de viento crean un ambiente muy cálido y especial. También hay momentos para dosis de distorsión noventera y percusión casi inaudible.

Las letras son otra de las claves del éxito del álbum. Muchas teorías hablan en que están inspiradas en Ana Frank y su famoso diario. Una crítica a la 2º Guerra Mundial es otra de las teorías más recurrentes. Sea como sea, la profundidad de las letras transmite el sentimiento ideal para escuchar el álbum una y otra vez, en repeat.

El post iba a tratar de la canción homónima “In The Aeroplane Over The Sea” pero es inevitable no liarse contando cosas del disco. ¿Y por qué hablar de esta canción?. Pues porque jamás imaginamos que los 4 acordes más básicos y utilizados en la historia de la música (G Em C y D) podrían sonar tan diferentes y emocionantes como lo hacen en este tema. Es cierto que el ritmo lo es todo y que el viento a mitad de la canción es la guinda pero la base son los 4 acordes, cuando los escuches borrarás de tu mente la imagen que tenías de ellos. Y la letra, oh la letra, qué maravilla.

And one day we will die
And our ashes will fly from the aeroplane over the sea
But for now we are young
Let us lay in the sun
And count every beautiful thing we can see

Es verdad, un día moriremos pero ahora somos jóvenes y podemos ser lo que no nos propongamos, no hay barrearas que lo impidan. Vive, lucha por lo que quieres y sé feliz, piensa solo en lo que realmente importa  y todo irá bien.

Neutral Milk Hotel, un día menos para verles en el Primavera Sound 2014. Obligada asistencia.