Ya lo decía el propio Andrew Vanwyngarden hace unas semanas. En su nuevo álbum MGMT pasarían de todo y de todos, ni ellos mismos saben a ciencia cierta si las canciones que contiene “MGMT” es lo que escucharían en sus casas. Simplemente es lo que ha salido de ellos y ese ha sido el resultado del 3º disco de la banda.

Desde 2007 llevan intentando dejar a tras “Kids“, “Time To Pretend” y todo el éxito comercial que conllevaban. Con “Congratulations”, su 2º álbum, ya se vieron signos de evolución y canciones que renunciaban al triunfo en las masas como “It’s Working”, “Siberian Breaks” o “I Found a Whistle”. Llegaron entonces las primeras críticas negativas. “Han renunciado a su sonido”, “Ya no son lo que eran”. Pero que la gente no se equivoque, MGMT siempre han sido un grupo con un sonido difícil y que van más allá de “Kids”.

Con este 3º álbum les llega la libertad definitiva. Con él solo sobrevivirán sus verdaderos fans, los que saben de la verdadera originalidad de su sonido. Solo por temas como “Plenty Of Girls In The Sea“, “Alien Days” o “Introspection” merece la pena escuchar este álbum en repeat y comprarlo en tu tienda de discos favorita. Las canciones de MGMT son las que mejoran con cada escucha por lo que vemos absurdo hacer una crítica del álbum el mismo día de su publicación. Por cierto, posiblemente dentro de unos días seguiremos viajando con “An Orphan Of Fortune“.

Escúchalo ya, hoy mismo se ha publicado.