mount kimbie madrid

El glorioso ciclo de conciertos 981 Heritage, organizado por SON Estrella Galicia, finalizaba anoche en Madrid con el concierto de Mount Kimbie. Será difícil de olvidar este otoño plagado de tanta buena música (semanas antes ya habíamos disfrutado en la capital de Youth Lagoon o Austra, entre otros). Iniciativas como el festival 981 Heritage son las que revitalizan e impulsan la cultura en nuestro país. Qué dure muchos años más.

El dúo británico de electrónica, en esta ocasión trío acompañados de un batería, cerraban también anoche su tour europeo. Con tantas cosas que celebrar no es extraño que la sala BUT estuviera a reventar. El segundo álbum de la banda, “Cold Spring Fault Less Youth era el motivo de esta gira tan esperada.

Mount Kimbie han sido definidos como pioneros de un sonido único, y realmente en su directo se llega a experimentar.  Por supuesto, se nutren de cantidad de estilos musicales como el dubstep o el ambient, pero el incluir instrumentos como la guitarra, el bajo o la batería le da un toque único a ese sonido. Activa al público desde el minuto 1 y le transporta a otra dimensión. Porque puede que la música de Mount Kimbie sea complicada al principio, pero si cierras los ojos y te dejas llevar empezarás a comprenderla.

mount kimbie madrid

El timelapse eterno, plagado de fotografías y que acompañó en todo momento a la banda, se muestra y está sacado del vídeo de su single “Before I Move Off“, por otra parte, uno de los temas más celebrados de la actuación. Que son multi-instrumentales se comprobaba en cada tema, pasando de pura electrónica en alguno de ellos hasta el formato banda completa (guitarra-bajo-batería) en otros como “So Many Times So Many Ways“, precedido de unos aplausos aflamencados geniales. Si hay alguna canción que se echó de menos fue sin duda “You Took Your Time“, pero era complicado traerse a Madrid a King Krule, el talentoso joven que pone voz al tema. Y sin él el tema pierde 100.000 puntos.

¿Que el sonido de Mount Kimbie te recuerda al Sprinfield? Dales una oprtunidad, cógeles con ganas (siempre lo más importante) y acabarás comprobando que van mucho más allá, que su calidad musical es tan novedosa como efectiva. Actívate! El público ayer acabó encantado y hubo tiempo para muchos bailes. La única pega fue inesperada despedida de la banda tras un problema con uno de sus instrumentos. Aunque no hubo BIS, el tiempo de concierto fue más que suficiente.

Despedimos el 981 Heritage con unas ganas locas de vivir el siguiente el próximo otoño. Hasta pronto.

 

Crónica by @rayvegas. Fotos by JC.