Era cuestión de tiempo que los destinos de León (ciudad universitaria y cada vez más abierta musicalmente) y Carolina Durante (uno de los principales grupos revelación de los últimos años) acabarán cruzándose en un mismo punto y lugar.

El motivo de la cita fue el primer aniversario conjunto del gran espacio vintage que conforman La Mona y Sputnik Librería Café.. Un lugar en pleno en el que puedes encontrar desde una biografía de Andrei Tarkovski hasta un outfit para tu próximo concierto.

El cartel de “No quedan entradas” colgaba en la puerta de la Sala Gran Café, que sobre las diez y media de la noche comenzaba a llenarse de gente. A eso de las once, los madrileños hicieron su aparición sobre las tablas del escenario, bastante asombrados por la cantidad de público que se había reunido. “No esperábamos tanta gente aquí en León” comentaba Diego, vocalista de la banda.

Bajo el pretexto del sold out se esperaba una buena conexión entre grupo – público, y la verdad que surgió casi como una combustión instantánea. Básicamente lo que tardó en aparecer “Necromático” antes de los primeros diez minutos. Su inicio sirvió para sentir los primeros “temblores” producidos por los saltos en masa.

Que Odriozola consiguiera su primera titularidad oficial en el Madrid de Lopetegui era otra maravillosa coincidencia que tiñó de una nota (aún) más divertida a “El Himno Titular“, su hit más reciente. También hubo tiempo para algunos pasos más lentos dentro del setlist.

En cuanto al sonido, contaron con una guitarra firme y sin titubeos que pintaba todas las canciones con un toque garage punk. Diego se mostró bastante activo e incluso bajó un par de veces del escenario en los últimos compases. Estos momentos tuvieron 3 grandes protagonistas: “En Verano“, “Cayetano” y “La Noche de los Muertos Vivientes“. Con esta última se despidieron bajo una gran ovación, asegurando que en un futuro los caminos de León y Carolina Durante volverán a citarse para bailar una noche más.

By : Daniel Santamaría