(Leer mientras escuchas la canción)

Desde anoche Breaking Bad, la serie creada por Vince Gilligan, es leyenda. Finalizó ayer siendo la serie con mejores críticas en la historia de la televisión y una de las más aclamadas de todos los tiempos junto a Los Soprano y The Wire.

Las aventuras y el brutal cambio del carismático Walter White, interpretado por el fantástico Bryan Cranston, a lo largo de estos 5 años dejan un límite difícil de superar. Pasará mucho tiempo hasta que podamos ver una historia tan convincente, interesante y con un guión que te dejaba boquiabierto en cada capítulo.

SPOILER

El último capítulo, “Felina”, ha sido el colofón que todos los fans esperábamos, con Walter White saldando las cuentas que le quedaban y Jesse Pinkman salvándose en busca de una nueva vida.

El momento final y la canción escogida ha sido otro toque maestro de los guionistas. “Baby Blue“, el éxito de Badfinger de 1972, sonando a todo volumen mientras Walter White saborea sus últimos momentos de vida. Y la canción no está escogida al azar. Empezando con “Guess I got what I deserved” (Supongo que he obtenido lo que merecía) y “The special love I have for you, my baby blue” (El amor especial que tengo hacia ti, mi pequeña azul) en alusión a la “amada” metanfetamina, son las frases inmejorables que resumen esta serie. Un momento dramático que difícilmente podamos olvidar jamás.

Este tema queda para siempre en nuestra mente. Cada vez que lo escuchemos nos vendrá a la cabeza la mejor serie de la historia: Breaking Bad.