letterman-dylan

Vamos a llorar un poco. O mucho. Hoy será el último programa que presente el señor David Letterman, un tipo que ha hecho historia en la televisión americana y que se ha convertido en un icono de los siglos XX y XXI. 33 años en los que no solo ha destacado por su capacidad como presentador, creador de un estilo propio, influencia de muchos, sino que también se ha ganado un hueco en el corazón de muchos amantes de la música. Por su plató han desfilado las bandas más importantes del mundo y en él se han forjado nombres que no han dejado de sonar años después.

Ayer era su penúltimo programa. Era emocionante y los invitados tenían que ser de prestigio. Dos de los elegidos fueron Bob Dylan y Bill Murray. Leyendas vivas en sus respectivas disciplinas.

El primero, Dylan, no acudía al programa desde hacía 22 años. En esa ocasión, “el mejor cantautor de la historia” interpretó “Forever Young“. Ayer, con el corazón en un puño, hizo sonar “The Night We Called It a Day“, canción incluida en su último trabajo. Y sonó mejor de lo que esperábamos.

Por su parte, Bill Murray hizo de las suyas. Se embadurnó en tarta, le dio al vodka y salió a las calles de Nueva York a reclutar un grupo de gente y cantar su propia versión de “Give Peace a Chance“.

Hoy es el último prorgrama de Dave. Los invitados musicales serán Foo Fighters, una de sus bandas favoritas. Dave Grohl y compañía tendrán el honor de cerrar uno de los programas más queridos de toda la historia. Se avecinan lágrimas.

Gracias por todo, Dave.